Héctor Hernández: «Firmo ahora mismo no jugar bien el domingo en Guijuelo y ganar»

El defensa insiste en que el único análisis final será si el Dépor ascendió o no


Tiene toda la pinta de que el partido de Guijuelo (domingo, 17.00 horas, Footters) no va a zanjar el debate al respecto de este Dépor que gana, pero le falta convencer, que lidera la clasificación, pero no enamora con su fútbol. Héctor Hernández (Valladolid, 1991) recuerda la trascendencia de los puntos en juego, mientras insiste en que nadie entendería ninguna mejora, si no se acompaña del aval de las victorias.

—Si hay alguien que no se puede quejar del césped artificial, es usted por el golazo al Unionistas.

—Ya estoy teniendo suficientes mofas en el vestuario con ese gol: que si no me lo creo ni yo, que si fui a centrar,… Pero, más allá de que es un golazo, yo siempre dije lo mismo: me quedo con los tres puntos. Del gol no se va a acordar nadie a final de temporada, solo de que en el campo del Unionistas ganamos. Ojalá sirvan para darnos ese plus a final de temporada y, gracias a ellos, podamos decir que hemos conseguido el objetivo. Todos estaríamos muy contentos, e individualmente aún más si cabe. Sí que es verdad que hay diferencia de un campo natural a uno artificial. Está loco el que diga que no. En un campo artificial se igualan las fuerzas. Pero vamos con la idea de intentar hacer un buen partido y volvernos con los tres puntos.

—¿El Dépor puede seguir progresando en fútbol en un terreno así?

—No es lo mismo jugar en Riazor contra el Guijuelo que jugar en su campo. El aficionado también tiene que entender eso. Está claro que somos el Deportivo y que el club ha fichado a jugadores para lograr el objetivo, pero fuera de casa cuesta un mundo, y el campo del Guijuelo no es como el nuestro. Vamos a intentar dar nuestra mejor versión y con la mente en sacar el partido adelante. Luego, depende de cómo se dé, igual firmo ganar 0-1 y jugando desastroso. Es mucho mejor que jugar bien y perder. De poco nos vale decir qué baño le ha dado el Deportivo al Guijuelo, si perdemos o empatamos. Cuando a final de temporada el Dépor ascienda, nadie se va a acordar de si en Guijuelo o contra el Unionistas jugamos bien o mal. Solo que ganamos. El análisis va a ser distinto, si ascendimos o no. Firmo ahora mismo no jugar bien el domingo y ganar. La afición seguro que quiere que juguemos bien y ganemos, pero entre jugar mal y ganar se queda con la victoria, estoy seguro.

—¿En qué sobre todo hay margen de mejora?

—En el Deportivo hay muchas caras nuevas. Cuando no funciona un equipo lo importante es ganar, y se está ganando. Adaptarnos todos unos a otros es complicado. Somos mucha gente nueva, hay que conocerse y son muchas ideas nuevas. Poco a poco se va a ver un mejor Deportivo, pero siempre en la línea de ir ganando. Eso nos va a dar a final de temporada lograr el objetivo o no.

—Es usted uno de los artífices del buen ambiente del vestuario. ¿Cómo es esto de importante?

—Yo siempre me he considerado buena persona y estoy a favor del buen rollo y las bromas. Todo eso ayuda a generar buen ambiente y a las victorias. Soy proclive a las bromas y me gusta quedarme con la gente. El vestuario, fuera bromas, es uno de los mejores en que he estado, y he estado en unos cuantos. Y mira que hay jugadores que son mundialistas, o que han jugado en otras categorías o ligas. Nadie presume más que otro, y cuando hay que trabajar somos los primeros que vamos. Pero con buen rollo y buen ambiente todo es más positivo. Soy uno de los más bromistas, pero todo el equipo es de buen rollo, de bromas, de quedarse, y el buen rollo ayuda muchísimo. Estoy encantado, feliz y muy a gusto.

—Este buen ambiente rezuma en los partidos, porque intensidad y ganas nunca han faltado.

—Es que a ganas o intensidad no podemos permitir que nadie nos gane. Llevamos un escudo en el pecho y tiene que quedar reflejado en el verde. Nos pueden ganar porque el rival sea mejor o por suerte, pero a ganas o intensidad no, no nos lo permitiríamos nosotros. En todos los partidos salimos con el cuchillo entre los dientes y con mentalidad de ir a por los tres puntos, luego que suceda lo que sea. Pero de principio que se vea que vamos a por el partido.

—Salva Ruiz se ha recuperado, ¿espera que el entrenador siga confiando en usted?

—Eso depende de él. Estoy a su disposición y, si estoy entre los once elegidos, ayudar al máximo y dar el máximo. Si no, ayudar desde fuera, dar consejos a Salva. La victoria es buena para todos, los que juegan y los que no. Esto es lo que construye un equipo. Yo voy a intentar ponérselo difícil al míster y que elija él. Estoy al cien por cien y confiado en lo que puedo dar.

«Felices de que el míster pueda estar a nuestro lado»

El lateral zurdo recuerda la trascendencia de que Fernando Vázquez vuelva al banquillo deportivista después de casi cinco meses de sanción.

—La pasada semana no se entrenó al ritmo de sus compañeros ¿ya está completamente recuperado?

—Venía de una lesión, jugué dos partidos y aproveché para ponerme a punto. Hoy (por el martes) entrené con el grupo y todo perfecto.

—Volverá Fernando Vázquez a la banda, ¿lo echaban de menos?

—El míster es un tío que sabe muchísimo de fútbol, y es el más perjudicado por no poder estar ayudándonos a nosotros, y nosotros también lo echábamos de menos. Es nuestro líder y nuestro guía, el que nos dirige y nos corrige. Feliz él y felices nosotros de que pueda estar a nuestro lado y todos con la misma idea.

—Después de Guijuelo, se enfrentarán al Racing y al Pontevedra ¿les aguarda un salto en cuanto a exigencia?

—Esta categoría es muy complicada. En teoría el Racing y el Pontevedra son de los favoritos, pero también el otro día se podía pensar que íbamos a meter cinco al Coruxo. De eso nada. El Coruxo compite igual que nosotros, tiene buenos jugadores y buenos técnicos. No se va a dejar ganar por ser el Deportivo. Es más, salen con un plus a ver si ganan al gallo de la categoría. Cualquier rival nos lo va a poner difícil. Estamos preparados y vamos a ir a por ellos con más ganas si cabe.

—El domingo van a un campo tan distinto como lo es también Riazor en la categoría, ¿cree que se podrían quejar igualmente en el Guijuelo cuando le toque venir a A Coruña?

—Si alguno se queja de venir al campo de Riazor, para mí con todos los respetos no tiene idea de lo que es el fútbol. Si vienes a Riazor y no juegas al fútbol… No creo que ningún jugador se queje de jugar en Riazor. Es más, todos estarían encantados de jugar todas las semanas en un campo como este. No seamos tontos.

Cabeza amueblada para el Dépor en un césped con mala reputación

L. Balado

Con una medidas prácticamente idénticas a Riazor y hierba artificial de última generación, los que conocen el campo del Guijuelo priman la fortaleza mental

Programados para la misma hora, el Fabril de Valerón termina su entrenamiento un rato antes de que lo haga el primer equipo. Los jugadores del filial desfilan hacia los vestuarios y echan un vistazo a lo que sucede en el campo 2 de Abegondo, donde el conjunto de Fernando Vázquez ensaya jugadas que finalizan en un centro tras otro. Algunos se quedan un rato a mirar y casi todos comentan algo de pasada. «Juegan en Guijuelo, van a flipar. El césped... Es como pisar esto», dice uno de ellos mientras clava los tacos en la tierra.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Héctor Hernández: «Firmo ahora mismo no jugar bien el domingo en Guijuelo y ganar»