Lío a la vista en la Segunda B

Tras el aplazamiento del Coruxo-Racing, De la Barrera recuerda el caso Fuenlabrada y pide que no se juegue la última jornada hasta que se recuperen todos los partidos


El caso Fuenlabrada revive en Segunda B. Rubén de la Barrera advirtió del peligro de que, como en la infausta última jornada de la temporada pasada, los intereses del equipo coruñés se vean atropellados y este se juegue de nuevo su futuro en desigualdad de condiciones respecto a sus rivales. Todo depende de las decisiones que la federación adopte con motivo del ya seguro aplazamiento del partido que se iba a disputar mañana del Racing contra el Coruxo y la petición del club ferrolano de no jugar tampoco el de la próxima semana frente al Guijuelo. Está en el aire cómo cumplir con los plazos para el final de la primera fase, previsto para el próximo día 21.

A tres jornadas del final, el equipo ferrolano va a permanecer confinado al menos hasta el sábado que viene debido al positivo por covid-19 de varios de sus integrantes. El director deportivo de este club, Carlos Mouriz, ya ha reclamado el aplazamiento de toda la competición y su iniciativa ha encontrado eco en el técnico del Coruxo, Míchel Alonso, que se siente perjudicado por el escaso margen con que su equipo se ve abocado a jugar las tres jornadas finales de Liga. Por su parte, el entrenador del Dépor opinó al respecto de la situación generada y estableció muy claramente la línea roja de que el último partido del campeonato ha de disputarse en igualdad de condiciones para todos. Así, ni el Racing, con tres puntos más que el Dépor, ni el Coruxo, con tres menos y el golaveraje particular a su favor, deberían completar sus encuentros con posterioridad a que los blanquiazules concluyan la actual primera fase.

De este modo lo expresó el técnico coruñés: «Es un tema sensible y complicado. Extraña que esto no esté escrupulosamente protocolizado. Era una cuestión que todos teníamos en la cabeza que pudiera ocurrir. Es muy complicado no verte salpicado por un número de jugadores positivos. Me llama la atención que estemos hablando de este tipo de cuestiones. El año pasado aquí hay un precedente que es el del partido del Fuenlabrada, y parece que la historia puede repetirse. ¿Quiénes van a ser ahora los protagonistas? Lo desconocemos. Ahora el Racing tiene que jugar una serie de partidos, y no sería lógico que estos partidos se jugasen cuando otros hayan disputado la Liga en su totalidad. Es un tema sensible, y deberían estar todos estos temas claros», avisó.

Su homólogo del Coruxo, Míchel Alonso, dio un paso más, se reconoció perjudicado por el aplazamiento de su partido de este domingo contra el Racing y, como Mouriz, pidió que toda la competición se aplace para salvaguardar su integridad. «No nos gustaría jugarnos toda la temporada en una semana con tres partidos. Sería injusto en relación a otros equipos que van a tener más tiempo de descanso. Lo más lógico sería que se parara esta jornada, que se aplazara e intentar estar todos en las mismas condiciones», señaló Alonso.

Posibles soluciones

Aunque De la Barrera insistió en que no le compete dar soluciones al problema generado, sí que se refirió a dos precedentes ya ocurridos en esta temporada. En primer lugar, recordó el caso del Guijuelo, que se vio obligado a afrontar un comprimidísimo mes de febrero durante el que hubo de recuperar tres partidos aplazados. El cuadro salmantino, que disputó seis jornadas en solo dieciocho días, acaba de consumar matemáticamente su descenso. «Parto de que todos los equipos deben tener las mismas oportunidades, pero el Guijuelo también se vio afectado y tuvo que jugar sus partidos. Todos tendrían argumentos para defender su posición, como el Coruxo o el Guijuelo. Es un tema sensible. Los protocolos deberían contener esta solución, y no sé si esto es así», apuntó.

Rubén de la Barrera también se refirió al precedente de la División de Honor Juvenil, donde la Federación acaba de trasladar la última jornada, prevista para este domingo, al mes de abril, y así que todos los equipos dispongan de margen para disputar con anterioridad los choques aplazados y salten al campo en igualdad de condiciones. «Me imagino que la solución irá por ahí. No creo que se aplace esta jornada. Es decir, creo que todos llegarán a la última jornada, aún sabiendo que algunos van a tener que jugar partidos en un período tiempo menor. Entiendo que va a ser así. Hay dos cuestiones complementarias: por un lado, está la protesta de uno, como ha podido ocurrir ayer [en referencia al Racing], y la situación previa del Guijuelo, que se ha visto obligado a jugar. Al Racing le tocará jugar sus partidos de forma más comprimida, entiendo», dijo.

El cálculo del coeficiente, una tercera vía en caso de que no se pudiese finalizar esta primera fase

Tras el aplazamiento del Coruxo-Racing, y mientras la Federación estudia si se jugará o no en la fecha prevista el Racing-Guijuelo, la estrechez de una primera fase cuyo final está marcado para el próximo día 21 abre distintas soluciones. Rubén de la Barrera se refirió ayer a dos posibles escenarios: que, como ocurrió al Guijuelo, el Racing y el Coruxo se vean abocados a comprimir su calendario; o, al igual que en categoría juvenil, se posponga el final de Liga.

Pero también hay una tercera posibilidad, tal y como figura recogida en las Normas reguladoras y Bases de competición de Segunda B y Tercera División, que sería el cálculo de un coeficiente computado a partir de los partidos y los puntos logrados por un club hasta ese momento. Según este reglamento, «si un equipo o varios, por causas de fuerza mayor, no pudiera/n disputar uno o varios partidos en la competición regular durante la temporada y los mismos no pudieran ser disputados antes de finalizar la misma, la clasificación final se realizará mediante el sistema de coeficientes, es decir, la relación entre los puntos obtenidos y el número de partidos disputados, siempre que el número de partidos no disputados para ese equipo concreto no sea superior al 20 % de la mayoría de los equipos en la misma competición».

El Racing dispone en este momento de un coeficiente de 1,53 después de 23 puntos en 15 jornadas. El Celta B, que marca el pase a la fase de ascenso, tiene 1,60, mientras el Dépor llega a 1,33.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Lío a la vista en la Segunda B