¿Dónde se sirve el mejor bocadillo de calamares de Vigo?

Laura Míguez Rúa
L. Míguez VIGO

VIGO

XOAN CARLOS GIL

Acompañados de ali oli, solos con pan o con lechuga y tomate... pero siempre con lo fundamental, la materia prima muy cuidada y nada de aros gigantes rebozados.

01 jul 2021 . Actualizado a las 00:20 h.

Para ir a la playa, para evitar llenar de chorretones la cocina, por ahorrarse el marrón de limpiarlos o por un antojo del día. Cualquier motivo es válido para pedirse un bocadillo de calamares y Vigo, ciudad costera y volcada con el producto del mar, no podía dejar de ofrecer alguno de los mejores bocatas. Ajustados de precio y sabrosos como ninguno, estos platos hacen las delicias de cientos de vigueses que tienen, seguro, su lista particular de favoritos. Huir de las anillas congeladas ya rebozadas y apostar por calamar sabroso preparado por esmero es el punto de partida de nuestra particular lista de algunos de los mejores bocadillos de calamares de Vigo. Cuéntanos el tuyo en la sección de comentarios. 

Bocatería Rin Ran. Rúa Churruca, 10. 986 22 39 53

Oscar Vázquez

Es un clásico en cuanto a bocatas de calamares en Vigo se refiere. Ofrece tres opciones: el simple, a 4,30, el completo, con queso, ajo restregado, lechuga, tomate o mayonesa por 4,90 y el calamares con ali oli y cebolla frita por 4,50. De ellos daban buena cuenta en los años de la movida toda la gente que salía por la zona de Churruca. Tienen perritos, hamburguesas y sándwiches, pero el más reclamado es el de calamares, que limpian trocean y fríen en el local. Otros míticos son el de jamón asado o el de pollo con bacon. Al frente están Elsa Fernández y Juan Davila. 

Meson Ourensano. Rúa Zamora, 7. 986 42 07 57

Uno de los veteranos de Vigo que mantiene su esencia desde hace 47 años, aunque en los últimos seis José Luis Limeres es el capitán de este negocio gracias a un traspaso. Como no podía ser de otro modo, usan calamar que se encargan de limpiar trocear y rebozar ellos, en harina y huevo o solo harina. El bocadillo grande, más de media barra según aseguran, cuesta 4,50 euros. «Cada día limpiamos 30 kilos de calamares, todos los días se reparte entre la gente que trabaja en turno de mañana y tarde, es mucho trabajo. Además gastamos a la semana 250 litros de aceite, que la clave también es cambiarlo mucho y usarlo bueno», comenta el responsable del local. Desde allí también presumen del éxito de su bocadillo de jamón asado y de zorza «lleva un pimentón que cuesta 60 euros el kilo», explica Limeres.