Vilagarcía, Matosinhos y la Operación Mimosín

José Ramón Alonso de la Torre
J.R. Alonso de la torre REDACCIÓN / LA VOZ

VILAGARCÍA DE AROUSA

Mónica Irago

Los dos concellos vuelven a intentar por enésima vez fortalecer un hermanamiento de 63 años

02 oct 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Vilagarcía de Arousa está hermanada con la ciudad portuguesa de Matosinhos desde el año 1959. Es un hermanamiento antiguo, de cuando no estaban de moda estas relaciones fraternales entre ciudades, y se fraguó a raíz de un partido de fútbol. Pero han pasado más de 60 años desde entonces y la verdad es que esta hermandad ha sido más bien tibia, aunque con algunos episodios que podrían calificarse, si no de históricos, sí de bizarros, castizos o berlanguianos como cuando Matosinhos y Vilagarcía se hermanaron por lo que dio en llamarse la Operación Mimosín.

La pasada semana se ha producido un nuevo intento de potenciar la relación entre las dos ciudades, que van a colaborar intercambiando experiencias sobre la movilidad urbana, el transporte sostenible, el urbanismo para las personas, el turismo, la cultura y el deporte. Incluso en el ámbito de los festivales musicales, el Beach Party, el Atlantic Fest y el Revenidas pueden formar parte de este nuevo intento de amarse más estrechamente.

La verdad es que, en Vilagarcía, el hermanamiento con Matosinhos nunca se ha valorado como se debiera ni se han extraído frutos de esta relación histórica. Parece como si el propio diminutivo de la ciudad portuguesa le quitara importancia y convirtiera en aldea de tercera una población de 172.000 habitantes.