Osvaldas Matulionis: «Hay muchas cosas que aportar más allá del triple»

Sumido en una crisis de tiro, afronta con esperanza la segunda parte del curso


No está siendo un año fácil para Osvaldas Matulionis (Siauliai, 1991). El lituano, maquinaria de precisión eslava contrastada, llegó en agosto del 2020 al Leyma como tirador solvente desde el perímetro a un equipo sin especialistas desde la línea de tres. Seis meses después, arrastra los peores porcentajes desde el triple de su carrera (27,5 %). Y cuando los tiros no entran, hay que aferrarse al resto de aspectos del juego para no decaer. Hoy ante el Cáceres (19 horas, LaLigaSportsTV), en un partido sin trascendencia, el alero naranja afronta una oportunidad para reencontrar sensaciones con la vista puesta en la segunda fase de la competición.

—Supongo que una semana sin jugar sirve para limpiar la mente.

—Sí, aunque no es fácil. Tenemos tiempo libre pero también es mucho tiempo sin competir. No es fácil centrarse y seguir trabajando duro. Este año está siendo muy extraño y por supuesto que se aprovecha. Pero lo que quieres es jugar.

—Se reencontrarán con la competición en un partido intrascendente a nivel clasificatorio.

—Está claro que el resultado no significará nada pero al final todos los partidos los quieres ganar. Trabajas para estar bien en la pista, ganar y salir con buenas sensaciones para el siguiente. Eso es lo más importante.

—Personalmente, está teniendo un año complicado.

—Sí. Los últimos dos meses han sido complicados, con tiros que no entran. Cuando tiras y te entran no piensas: «Vaya, estoy encestado demasiado». Pero al revés sí que le das vueltas. Pero tengo que hacer lo que tengo que hacer. Seguir lanzando y confiar en que acabarán entrando sabiendo que los partidos más importantes todavía están por delante. Prefiero fallarlos ahora que cuando lleguen.

—¿Ha sentido miedo a tirar y fallar?

—Yo tiro sin importar lo que pueda pasar. Por supuesto que llegas a dudar. ¿Tiro o mejor penetro? En los últimos partidos he tratado de ser un poco más agresivo. Si no puedes anotar, hay otras cosas que puedes hacer por tu equipo. Jugar agresivo, penetrar, pasar la pelota. Pero generalmente sigo tirando. Puede que no entren pero hay que volver a tirar. Esto es baloncesto al fin y al cabo.

—Eso es cierto, para ejemplo su defensa de los últimos segundos ante el Oviedo.

—A eso me refiero. Hay muchas cosas en las que puedes aportar a tu equipo más allá del triple. Hay jugadores que aportan pocos puntos y son súper importantes para sus equipos. Hay que centrarse en eso, y si además anotas, mucho mejor.

—¿Había sufrido rachas así antes?

—Sí que me había pasado antes, aunque quizás no durante tanto tiempo. Pero es que es jugando tres partidos en un mes es realmente difícil coger el ritmo. Haces un mal partido, juegas otro malo y a lo mejor tienes que descansar dos o tres semanas hasta que llega el siguiente. Así es muy difícil. Te tiras casi un mes conviviendo con las malas sensaciones. Este año es muy duro en ese aspecto. Si tú juegas dos partidos malos pero sabes que tienes otro en unos días es más fácil recuperarse.

—¿Puede influir la presión por hablarse abiertamente del ascenso?

—Quizás la gente hable de esto, pero nosotros, en el vestuario, no hablamos sobre si hay presión o demasiadas expectativas. No. Sí, tenemos un buen equipo y podemos conseguirlo. Pero eso no es sinónimo de presión. Vamos partido a partido, tratando de ganar el mayor número de ellos posibles e intentar al final de temporada ser campeones. No leemos demasiado lo que dicen los medios. Solo tenemos a dos jugadores españoles en el equipo. Ellos sí son conscientes de lo que se habla, pero lo extranjeros no nos centramos en eso. No creo que la palabra sea presión. Sabemos donde estamos y somos profesionales.

Jeff Xavier: «En A Coruña saben que puse el corazón y mi alma en esa pista»

Lois Balado

El americano, ahora en el Cáceres, regresa a la cancha donde ejerció de capitán

El capitán regresa al Palacio y lo primero que quiere saber, antes de emprender hoy un viaje por carretera de Extremadura a Galicia —un viaje que le hace suspirar—, es preguntar si habrá gente en las gradas.

—Vuelve a A Coruña, ¿qué sentimientos le surgen?

—¿Va a haber aficionados mañana?

—Hay permiso para unas 250 personas.

—Ah, muy bien. Bueno, creo que todo el mundo en A Coruña sabe lo importante que es la ciudad y el club para mí y para mi familia. El partido no es importante para el equipo pero yo quiero jugar bien y ganar.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Osvaldas Matulionis: «Hay muchas cosas que aportar más allá del triple»