Más de 500 empresas mantienen la matriz en Galicia, pero se van a crecer a Portugal

Montar una pyme solo cuesta 360 euros, y suelo e IBI salen gratis si la inversión conlleva empleo


vigo / la voz

Hace ya unos cuantos meses que Europa contempla con asombro lo que ya todo el mundo llama el milagro económico portugués. Este estado de gracia tiene la virtud de atrapar como un imán buena parte de las grandes inversiones que planean sobre el Viejo Continente. Hay datos que dan cuenta de ese momento dulce. Hasta el tercer trimestre del 2017, este territorio consiguió captar más de 1.000 millones de euros de inversión extranjera directa. Con Tesla y un par de multinacionales asiáticas del motor merodeando por la región Norte (según el Ministerio de Economía), el país vecino ya es el polo de atracción de capital extranjero más potente de Europa en sectores punteros como el motor (Volkswagen y PSA), la tecnología (Siemens o Bosch) o la construcción aeronáutica (Embraer).

Y en esta pujanza de Portugal, el capital gallego (tan cercano geográfica e históricamente) está jugando un papel muy importante desde hace ya varios años. Las cifras son sorprendentes. Según la Cámara de Comercio Hispano-Portuguesa, constan alrededor de 200 sociedades o negocios con matriz gallega. Pero advierte este organismo que «solo están registradas menos de la mitad, y son las que llevan más tiempo en el país». El Círculo de Empresarios de Ourense en un estudio del 2016 hablaba ya de más de 300 empresas instaladas en más de una veintena de polígonos industriales; una cifra que, actualizada al 2018, supera el medio millar con el creciente flujo de nuevas implantaciones a través de filiales.

La inversión se va

¿Qué tipo de empresas se van a Portugal, y por qué? «En realidad no se van, mantienen su sede gallega, pero apuestan por Portugal para lanzar sus divisiones con mayores necesidades de crecimiento», explica Enrique Mallón, secretario general de la patronal gallega del metal (Asime), una de las grandes organizaciones sectoriales de la comunidad.

La pérdida de inversión por la apertura de filiales en el norte luso es ya un hecho en la automoción. Los proveedores de componentes de matriz gallega que están instalados en Portugal superan ya la treintena.

Pero el proceso se extiende a otros muchos sectores, algunos tan vitales para la economía gallega como el naval, la industria frigorífica, el procesado de la pesca, la logística o el granito.

«Efectivamente, hay un repunte con nuevos intereses y una importante dinámica empresarial en la que el grupo PSA es fundamental, y también el sector de la mecánica y la metalurgia», indica el alcalde de Valença do Minho, Jorge Salgueiro Mendes. «Lo que más escucho a los empresarios gallegos, además de que el terreno sea más barato, es que buscan Portugal por la buena relación entre los trabajadores y la patronal, sin conflictos sindicales», dice.

El alcalde de Viana do Castelo, José María Costa, asegura que «las empresas gallegas son bien recibidas, porque son las de mayor movimiento económico y generan más puestos de trabajo». E incide en la implantación de proveedores de la automoción vinculados a la planta gallega de PSA: «La presencia de firmas de esta dimensión es la mejor garantía para nuestro futuro».

«Autarcas» con poder

Los autarcas lusos saben muy bien de lo que hablan, porque buena parte del éxito de que una inversión extranjera acabe en suelo portugués es suyo. Cuando una empresa quiere instalarse en Portugal, el primer paso que tiene que dar es entrevistarse con el presidente de la cámara municipal del lugar elegido para implantarse. La corporación es la gestora del suelo público en cada municipio, y el alcalde tiene plenas competencias para incentivar la instalación de una nueva empresa, aprobando por decreto bonificaciones o, directamente, exenciones en el pago de impuestos.

«Cada presidente de cámara municipal puede hacer las rebajas que estén dentro de sus competencias, e incluso eliminar impuestos. El propio personal de la alcaldía trabaja para ellos para ayudarles a aligerar la burocracia. Se han dado cuenta de que es una riqueza para su municipio», explica Luis Ceia, el presidente de la confederación de empresarios del Alto Minho.

«El rescate les cambió la filosofía, han reducido plazos y es todo más ágil»

M. Sío Dopeso, María Cedrón
.

Empresas del metal, la construcción o los servicios ganan peso con el resurgir luso

«Quien quiera invertir en Portugal es bienvenido, lo estamos facilitando». Cuando hace apenas un par de meses Manuel Caldeira, el ministro portugués de Economía, lanzaba esta invitación en un foro económico celebrado en Baiona, dos potentes empresas gallegas del sector pesquero, Atunlo y Marfrío, arrancaban en Vila Nova de Cerveira una fábrica conjunta que producirá 20.000 toneladas de lomos de atún al año para el mercado europeo. No son casos aislados: justo en la parcela contigua, está instalada desde hace años Pralisa, una filial de Marfrío.

La nave de este nuevo proyecto de expansión impulsado por dos firmas gallegas en suelo luso está siendo edificada por una constructora de capital gallego, Civis Global. Desde su entrada en el mercado portugués, en el 2016, ha construido factorías para cinco empresas de la comunidad: la de Lear (Valença), la de Lear y Maviva (Mangualde) y esta de Marfrío y Atunlo. «Apenas llevamos aquí dos años y estamos gratamente sorprendidos. Ya estamos presupuestando obra para Lisboa y Oporto», afirma el presidente de Civis Global, Víctor del Canto.

Seguir leyendo

Sin capital social

Ceia preside la patronal de la zona en la que se asientan la mayor parte de las empresas de matriz gallega, y asegura que la avalancha de inversores extranjeros comienza a provocar problemas de espacio. Y eso, a pesar de que, desde el año 2000, Portugal ha construido un total de 17 polígonos industriales en la frontera con Galicia. Son más de tres millones de metros cuadrados, cuyos precios de venta oscilan entre los 20 y los 40 euros.

Además de los costes de la mano de obra local, hasta un 30 % más bajos, Ceia explica otras claves ventajosas para la instalación de firmas en suelo luso: abrir una empresa tiene un coste de 360 euros (incluye el registro y todos los trámites administrativos). Una sociedad unipersonal no necesita aportar capital social. En materia fiscal, el Gobierno luso establece un amplio baremo de bonificaciones (según inversión, creación en I+D o proyectos de I+D), que pueden llegar a la exención del IBI o a la deducción de hasta un 25 % en sociedades si se reinvierte cada año un 10 % de los beneficios obtenidos.

«Portugal es ahora un ejemplo mundial para las empresas emergentes»

Begoña Iñiguez
.

Empresarios gallegos en Lisboa resaltan el esfuerzo social para salir del rescate y la actual facilidad para invertir

El economista Miguel Seco (Santiso, A Coruña, 1960) y el ingeniero José Aser (Lisboa, 1937, con raíces en A Cañiza, Ourense) conocen muy bien la realidad económica y social portuguesa de las últimas décadas, con sus constante altibajos. Seco ha estado en la jefatura del área ibérica del Banco Millennium BCP entre 1998 y el 2007, y es vocal de la Cámara de Comercio e Industria Luso-Española. Aser es presidente de Aegap, la Asociación de Empresarios Gallegos en Portugal. Uno frente a otro, confiesan su admiración «por la capacidad de sacrificio de los portugueses durante el rescate» y su maestría «para promover todo lo que sea portugués».

Seguir leyendo

Votación
25 votos
Tags
Comentarios

Más de 500 empresas mantienen la matriz en Galicia, pero se van a crecer a Portugal