Misma editorial, diferentes modelos de lenguaje inclusivo

S. C. REDACCIÓN / LA VOZ

EDUCACIÓN

Partes de textos de un libro de cuarto de primaria en gallego
Partes de textos de un libro de cuarto de primaria en gallego

La firma de textos escolares Vicens Vives ofrece soluciones distintas según la comunidad autónoma a la que se dirija

15 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La falta de presencia femenina en los libros de texto se ha convertido en un asunto político a dos niveles, en el fondo y en la forma. Sobre el primero, el Ministerio de Educación y FP alertó en el 2018 que iba a exigir a las editoriales que los libros tuviesen perspectiva de género, con imágenes de mujeres más allá de los estereotipos y personajes femeninos destacados en las diferentes materias. En la forma, las administraciones abogan por textos inclusivos, aunque en este punto hay muchos más matices y desacuerdos.

El último ha sido el consejero de Educación andaluz, Javier Imbroda, quien anunció que prepara unas nuevas instrucciones para sustituir las del 14 de junio de 2018, con el objetivo de que los textos escolares sean «comprensibles, útiles y rigurosos desde el punto de vista científico, y que transmitan valores» pero no «alargando frases o desdoblando palabras a veces de forma disparatada».

El caso gallego

Lo dice después de que el escritor Arturo Pérez-Reverte denunciase del uso abusivo del desdoblamiento de género en los libros de historia de 2.º de ESO en Andalucía. «Cristianos y cristianas», «conversos y conversas» y «sospechosos y sospechosas» salpican el capítulo de la historia española del siglo XV. Lo curioso es que el mismo libro —de la editorial Vicens Vives— en Madrid no tiene ese desdoblamiento.

En Galicia, el libro de sociales de Vicens Vives para 4.º de primaria es a su vez un ejemplo de equilibrio entre el lenguaje inclusivo y lectura cómoda. Así, se puede leer que la máxima autoridad de un ayuntamiento es «o alcalde ou a alcaldesa» y que los presupuestos los aprueban «os concelleiros e concelleiras», pero más tarde se dice que «a Comisión de Goberno está integrada polo alcalde e algúns concelleiros». Es decir, se deja claro que hay mujeres en puestos de responsabilidad, pero sin insistir en la duplicidad de los términos. En otro momento se dice que «el custo destes servizos páganos todos os veciños a través dos impostos», sin duplicar el término relativo a los habitantes. En general las Administraciones abogan por el uso de sustantivos mas inclusivos como ciudadanía, alcaldía o profesorado.

La presencia femenina en los libros de texto —en cantidad y calidad— es cada vez más vigilada, especialmente desde que en el 2017 un estudio publicado en la revista Science sobre estereotipos de género, indicaba que el machismo hacía mella en las niñas a los seis años. A los 5 años no se detectaba, pero a los seis, ellas «estaban preparadas para incluir a más niños en la categoría de ‘‘realmente, realmente inteligentes'' y para alejarse de los juegos destinados a los ‘‘realmente, realmente inteligentes''», una coincidencia con el aprendizaje de la lectura en la escuela.

Usar fotografías de hombres y mujeres en las profesiones más diversas, y sobre todo estudiar la aportación de personajes femeninos importantes en todos los campos permite a las niñas tener referentes para su futuro.

La igualdad no viene en los libros

La igualdad no viene en los libros

Sara Carreira

De cada cuatro referencias con género que se dan en libros de texto de sexto de primaria en Galicia, tres son de hombres y solo una de mujer. Y no es cuestión solo de la cantidad, sino también de calidad, ya que el papel de los varones es mayoritariamente protagonista: por ejemplo, en el libro de Lengua de SM, de los 12 temas en que se divide, en 9 el protagonista inicial es un varón y en los tres restantes, no hay un género asignado (los alimentos, un cómic de cumpleaños y los gestos de cortesía en cada cultura); ni una sola mujer ocupa el puesto principal y vertebrador del tema.

Seguir leyendo