Open Arms propone trasladar a España a los migrantes en un avión alquilado

A última hora de este lunes Italia autorizó el desembarco de ocho personas que necesitaban asistencia urgente y un acompañante de la ONG


Redacción

A pesar de que el Open Arms sigue bloqueado junto a la isla italiana de Lampedusa, este lunes a última hora la ONG española informó de que había recibido autorización para evacuar a ocho personas necesitadas de asistencia urgente y a un acompañante del buque de rescate. 

«La situación a bordo se complica cada minuto», han añadido. A través de un apunte en su cuenta de Twitter, recogido por Europa Press, la ONG catalana ha informado de la evacuación de nueve personas del buque que se encuentra varado desde hace 18 días frente a la isla italiana de Lampedusa.

«Quien no quiera ver la situación insostenible a bordo es que es incapaz sentir empatía por el dolor ajeno», han lamentado desde Open Arms. Horas antes, la jefa de la misión a bordo del barco, Anabel Montes, había hecho un llamamiento «a lo humano» insistiendo en la necesidad de desembarcar a los náufragos en el puerto más cercano.

Otro miembro de la ONG había planteado también a lo largo de la tarde la posibilidad de que estas personas fuesen transferidas a Catania (Sicilia) y de ahí trasladadas en avión a España, que ha ofrecido recibirlas.

«Para dar dignidad a los rescatados, podrían transferirlos a Catania y desde allí en avión llevarlos a Madrid. Alquilar un Boeing para 200 personas tiene un coste de 240 euros por pasajero», dijo a los periodistas congregados en el muelle de Lampedusa Riccardo Gatti, el jefe de misión del Open Arms en Italia.

«La solución para el Acquarius, el año pasado, para un barco de la Guardia Costera, costó 250.000 euros, mientras que el gasto para el otro barco ni siquiera se ha conocido», añadió.

También opinó que Italia y España, en caso de que haya un acuerdo para el traslado de los migrantes a un puerto balear, deberían «proporcionar transbordadores, y no barcos militares, para hacer que estas personas viajen, agotadas, en condiciones humanas».

El barco «Open Arms» se abrió a viajar a algún puerto de Baleares (los más cercanos de España), si Italia y España «ponen los medios necesarios» para garantizar la seguridad y el éxito, según comunicó la ONG.

Ello después de que este domingo el capitán del buque humanitario rechazara por «inviables» las ofertas del Gobierno español de navegar hasta el puerto de Algeciras, primero, y alguno de Balares, después, debido a la situación «desesperada» que se vive a bordo.

«Después de 18 días de estancamiento, Italia y España parecen haber finalmente llegado a un acuerdo, identificando Mallorca como puerto de desembarco. Una decisión que nos parece completamente incomprensible», señala el texto emitido hoy, pero el Gobierno español niega la existencia de tal acuerdo.

La tripulación alegaba la imposibilidad de asumir varios días más de travesía con 107 personas en condiciones extremas, hacinadas en cubierta con ataques de ansiedad, peleas y hasta varios rescatados tirándose ayer por la borda para tratar de llegar a nado a Lampedusa, a 800 metros.

Carmen Calvo: Italia se salta las leyes

La vicepresidenta en funciones del Gobierno, Carmen Calvo, ha instado a la Comisión Europea a tomar una decisión sobre Italia por «saltarse las leyes» y mantener los puertos cerrados «contraviniendo todas las normas». En una entrevista en la Cadena Ser, Calvo ha reconocido que el Open Arms «pudo haber entrado a Malta. Esa solución estaba ahí», pero que no quiso hacerlo «e insistió en ir a Italia».

Calvo ha asegurado que el Gobierno español estuvo trabajando «todo el tiempo» para que el barco desembarcara en Malta «y poder repartir» a los inmigrantes y, sin embargo «no lo hicieron». La vicepresidenta también se ha pronunciado por el motivo por el que el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, no ha tenido contacto con el fundador de la ONG Open Arms, Oscar Camps, tal y como éste ha asegurado, y sí con la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron.

Calvo ha argumentado que el procedimiento «para tener un barco y tener licencia para llevar víveres y ayuda humanitaria», como tiene el Open Arms, que no es «para rescatar personas, porque la situación que se puede crear es ésta», depende del ministro de Fomento, con quien se ha reunido. «Hemos hablado con Italia todo el domingo y todo el sábado», ha explicado la vicepresidenta que ha tildado de «ejemplar» la labor del Ejecutivo español que ha ofrecido «todo tipo de salidas: ¿Qué más podemos hacer?». 

Open Arms acusa a Carmen Calvo de «tergiversar la realidad»

El director de Open Arms Italia, Ricardo Gatti, ha acusado este lunes a la vicepresidenta del Gobierno de España en funciones, Carmen Calvo, de «tergiversar la realidad» al afirmar que el barco de la ONG «pudo haber entrado en Malta» para desembarcar a los migrantes pero que «no quiso» y «se fueron para Italia».

En declaraciones a Europa Press, el representante de Open Arms ha negado estas afirmaciones de Calvo y ha asegurado que hubo un intento de trasladar a 39 personas a una patrullera maltesa. Se trataba personas recogidas en el último rescate en zona SAR 'Search and Rescue), cuando el barco ya contaba otros 121 migrantes que llevaban días a bordo.

Según la versión de la ONG, cuando se estaban preparando para el trasbordo, hubo nerviosismo entre los rescatados que llevaban más días en la nave, que no entendían por qué el grupo que acababa de llegar podía desembarcar y ellos debían permanecer a bordo. Esto desencadenó una situación tensa y violenta, con episodios de autolesiones entre los rescatados, que provocó que se abortara la operación, según ha explicado Gatti.

;
El Open Arms rechaza desembarcar en Algeciras por la distancia desde Lampedusa Navegar hasta allí supondría alargar la situación durante unos cinco días más y el escenario a bordo es crítico.

Mensajes de ultraderecha

Y sobre las declaraciones del diputado de Ciudadanos Marcos de Quinto que en Twitter hablaba de esos «bien comidos» pasajeros, Calvo ha considerado que se trata de mensajes de ultraderecha, que hacen mucho daño a las personas y retratan a quien los hace, más que a quien los dirige.

Por otro lado, la consellera de Asuntos Sociales y Deportes del Govern balear, Fina Santiago, ha señalado este lunes que, si el Open Arms atracara en Palma o Mahón, los 107 inmigrantes que quedan a bordo serían distribuidos en España y otros países europeos. En declaraciones a IB3 Ràdio recogidas por Efe, Santiago ha explicado que en Baleares se les ofrecería en las primeras semanas la ayuda humanitaria imprescindible, pero después estas personas serían enviadas a otras comunidades autónomas y otros países de Europa.

La «prioridad» es el desembarco de estas personas recogidas en el mar Mediterráneo, ha declarado Santiago, que ha añadido que en Baleares podrían quedarse de manera permanente solo algunos de estos inmigrantes.

;
Casado preocupado por el efecto llamada que podría provocar la mala gestión de la crisis del Open Arms Teme que las mafias «vuelvan a presentar a España como el país receptor» de embarcaciones.

Salvini insiste en su rechazo: «Somos buenos cristianos pero no tontos»

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, ha insistido este lunes en que sigue siendo «absolutamente contrario» a permitir el desembarco de los migrantes y refugiados que siguen a bordo del Open Arms. «Somos buenos cristianos, pero no tontos», ha sentenciado.

«¿Por qué todos los barcos españoles, franceses, alemanes, noruegos o ingleses vienen a Italia? ¿Por qué no van a España, donde son buenos y generosos y han abierto puertos?», se ha preguntado Salvini durante una entrevista radiofónica recogida por la agencia de noticias Adnkronos.

El ministro ha sugerido que entre los migrantes hay «menores que no son menores, enfermos que no están enfermos» y ha advertido de que la «caridad» no está reñida con la política de «puertos cerrados» que él defiende desde que llegó al Gobierno hace más de un año.

Rocío Monasterio (Vox): «Los políticos no pueden ser cómplices de las mafias»

La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, ha asegurado este lunes que entiende la postura del ministro de Interior italiano Matteo Salvini en su rechazo a que el barco del Open Arms atraque en puertos de este país y cree que este caso revela el «desastre» de la política del «efecto llamada» porque los cargos públicos no pueden «cómplices» de las mafias que trafican con personas.

En declaraciones a RNE, recogidas por Europa Press, ha subrayado que en lo relativo al Open Arms hay declaraciones políticas que «calientan a otros a lanzarse al mar a llegar a Europa con riesgo para la vida», algo que es «irresponsable» porque el foco de la acción política tiene que dirigirse a desplegar ayudas en el país de origen. 

El Gobierno ofrece al Open Arms Baleares como alternativa a Algeciras y está esperando respuesta

Ander Azpiroz
;
El Open Arms rechaza desembarcar en Algeciras por la distancia desde Lampedusa Navegar hasta allí supondría alargar la situación durante unos cinco días más y el escenario a bordo es crítico.

Un grupo de migrantes se lanza al mar para intentar llegar a nado a Lampedusa

El Gobierno ha trasladado en dos ocasiones a los responsables del Open Arms su disposición de ofrecer el puerto español más cercano en su ruta, después de que la oenegé haya descartado desembarcar en Algeciras (Cádiz) por «no ser viable» y estar a seis días de su ubicación actual, informaron fuentes de La Moncloa. La opción propuesta por el Ejecutivo sería Baleares.

La comunicación que la Marina Mercante ha trasladado dos veces en los mismos términos pregunta a los responsables del Open Arms qué consideran necesario para que el viaje se realice en condiciones seguras y, como alternativa al puerto de Algecias, se les ofrece «el puerto español más cercano».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
27 votos
Comentarios

Open Arms propone trasladar a España a los migrantes en un avión alquilado