Mini sigue fiel a sus raíces

EXTRAVOZ ON

Bernhard Filser

Los cambios introducidos en la gama del Mini, tanto en sus versiones de 3 o 5 puertas como en el Cabrio, reafirman su carácter de coche «premium» en un formato de pequeño tamaño, pero no lo aparta un ápice de sus virtudes de originalidad y deportividad.

18 jul 2021 . Actualizado a las 16:03 h.

Mini sigue siendo una marca de puristas, de conductores que buscan la diferenciación por encima de todo y de beber en la tradición para alcanzar la vanguardia. La nueva gama no tiene grandes novedades, pero en los pequeños detalles reafirma su condición.

A nivel estético se dejan ver cambios en su parrilla, que ahora es más grande y llega hasta más abajo, además de una toma de aire lateral por delante de las ruedas delanteras, pero en lo que sorprende más es en su pintura bitono, que ahora personaliza más cada unidad, con un degradado en el techo que va del negro al color de la pintura que hace que cada Mini sea diferente a los otros. A todo esto hay que sumar nuevo diseño en llantas y paragolpes trasero, donde ahora la luz antiniebla va colocada en el centro.

A nivel interior también recibe modificaciones, como la pantalla central enmarcada en el círculo característico de Mini, con casi nueve pulgadas y con nuevos grafismos. Cuenta también con un cuadro de instrumentos digital con pantalla a color de cinco pulgadas, asientos deportivos y difusores interiores de aire de nuevo diseño. Por primera vez se incorpora un freno de mano eléctrico.

En los motores (solo gasolina) también se ha trabajado para reducir consumos y emisiones, gracias a un filtro de partículas. Hay versiones One, Cooper, Cooper S y JCW. Las dos primeras con tricilíndricos de 102 y 136 caballos, mientras que en el Cooper S, ya con motor de cuatro cilindros, la potencia aumenta hasta 178 caballos. El John Cooper Works, el más deportivo, consigue entregar 231 caballos. Los modos de conducción Green, Mid y Sport facilitan más la experiencia de pilotaje.

Otro paso adelante se ha dado en las ayudas a la conducción, algo en lo que cada vez insisten más todos los fabricantes y que ahora llegan a la gama Mini en forma de control de carril, un estándar ya para la mayoría de modelos del mercado. Pero opcionalmente puede contar también con control de crucero activo.

ACABADOS

Los acabados de esta nueva gama Mini son tres: Classic, Sport y Yours. Los precios con los que se comercializan parten desde los 22.300 euros para la carrocería de tres puertas, 23.100 para la de cinco y 26.300 euros en el caso del Cabrio, todos en versión One, la más básica. También se vende el Cooper SE, con motor eléctrico, con un precio de 34.200 euros.

Hemos tenido la oportunidad de probar la versión Cabrio de esta nueva gama Mini y nos sigue pareciendo un coche diferente, muy directo y firme en sus suspensiones, con reacciones precisas. Con el motor de 178 caballos es contundente en aceleraciones y recuperaciones, al tiempo que permite disfrutar al aire libre. Pero incluso con el motor Cooper de 136 caballos ya tiene un dinamismo suficiente y sus consumos son muy ajustados. En habitabilidad y comodidad podrá haber rivales que le superen, pero no en sensaciones al volante.

En sus 3,86 metros de longitud el Mini brinda sensaciones de coche «premium», por sus reacciones directas sobre el asfalto