¿Tengo covid o gripe? Así funcionan los nuevos test de antígenos

Uxía Rodríguez Diez
UXÍA RODRÍGUEZ LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

Test de antígenos combinado
Test de antígenos combinado La Voz de la Salud

En el primer otoño-invierno sin mascarillas obligatorias los mocos, el malestar, la tos o la fiebre nos harán dudar, ¿es simplemente un resfriado?

30 sep 2022 . Actualizado a las 15:59 h.

La pandemia convirtió los test de antígenos en el fondo de armario de cualquier botiquín. ¿Quién no ha recurrido a ese bastoncillo (llamado hisopo) que hay que introducir en la nariz para descartar o confirmar una infección por covid-19? Ahora, en pleno otoño y esperando el invierno, llegan a las farmacias los test de antígenos 2.0. A estas alturas de la pandemia todos sabemos ya que diferenciar entre una infección por SARS-CoV-2, una gripe o un resfriado común no es fácil, así que los nuevos test de autodiagnóstico en lugar de dos rayitas tienen cuatro.

¿Qué detectan los test combinados?

Las pruebas de antígenos sirven para detectar una infección activa, puesto que identifican la presencia de proteínas del virus. En este caso, estos test de antígenos combinados permiten diagnosticar el SARS-CoV-2, el virus de la gripe A y el virus de la gripe B. Aunque las coinfecciones no son lo más habitual, también señalan si exite una infección simultánea.

El Catedrático de Microbiología, Raúl Rivas, lo explica:

El fundamento es el mismo que el de los test que ya conocemos de antígenos contra el virus del covid-19. Están basados en la interacción antígeno-anticuerpo. En este caso, lo que hacen estos test es detectar una parte específica de cada uno de los virus. 

Los virus, del SARS-CoV-2 y de la gripe, son muy diferentes. Uno es un tipo concreto de coronavirus y otro un influenza virus. Es decir, su morfología y las proteínas que forman parte de estos virus son distintas. 

Una proteína que ya todos conocemos es la S, la Spike, del coronavirus. Esa proteína es un agente extraño para el organismo, lo que se conoce como un antígeno. De tal forma que cuando esa proteína entra en nuestro organismo con el virus, el sistema inmunitario intenta atacarla. Por lo tanto, esa proteína, que es el antígeno, va a tener una afinidad especial por un anticuerpo específico. Si ese anticuerpo específico lo colocamos en estos test tras recoger una muestra con un hisopo, se va a quedar pegado al anticuerpo específico.