El polígono de As Gándaras estrena «megachino» con 100.000 artículos

El centro comercial ocupa una nave con casi seis mil metros cuadrados de tamaño


lugo / la voz

La vida comercial en el polígono industrial se embala. Atrás quedan los tiempos en los que lo único que había para ir era el Decathlon. Desde finales de mes, el recinto tendrá un «megachino», el más grande de la provincia y también de los de mayor extensión de Galicia. Ocupa una nave de seis mil metros cuadrados que, desde hace ya varias semanas, está atiborrada de todo tipo de artículos que llegaron paletizados en decenas de camiones.

La gran área de venta de artículos, básicamente para deporte y ocio, abrió en 2012 cuando casi no había nada en el lugar. Desde entonces, el polígono no ha dejado de crecer y las perspectivas son, según algunos empresarios, muy favorables.

El primer chino de As Gándaras, que se llamará Epoch (según el rojo neón colocado esta misma semana en la fachada de la gran nave), competirá duramente con los otros dos que están en el polígono industrial de O Ceao. Uno de ellos abrió en los últimos años mercado a través de la web y, desde hace unos meses, trata de captar a los clientes locales que no quieran ni moverse de casa para comprar. Les lleva el pedido gratis en un minicoche.

En el nuevo centro comercial chino de As Gándaras habrá de todo, según anuncia en el exterior. Algunas de sus secciones más representativas serán las de librería, manualidades, jardín, fiesta, electricidad, tecnología, baño y muebles, ferretería, mascotas, iluminación, hogar, decoración... Y lo que venga, como dijo un empresario lucense con un negocio en el polígono.

Uno de los representantes del nuevo centro comercial chino explicó que tenían informatizadas ya unas cien mil referencias. Explicó que abrirían tan pronto como les fuese posible, y eso puede ser incluso antes de que acabe el mes.

Con este nuevo negocio son cuatro los grandes centros comerciales gestionados por empresarios provenientes del gigante asiático. A mayores, en algunas calles céntricas de la ciudad abrieron también comercios chinos; algunos de ellos de considerable extensión, como uno en la avenida das Américas.

Comprar, bailar, dar el pésame y ver una carrera ilegal, todo en una misma calle Comprar un coche o la última chorrada proveniente de China, ir de tanatorio, echar un pie en la discoteca que funciona los fines de semana y quedarse para ver cómo unos tipos queman rueda y hacen trompos en las carreras ilegales que se organizan a plena luz del día durante los fines de semana. Añádase la gasolina y el gasoil más barato de Galicia, Asturias y Castilla León y el cóctel parece irresistible.

 Toda esa oferta, en una sola calle. ¡Y sin problema par aparcar! ¿Alguien da más? La respuesta va camino de ser no. Pues todo eso es la avenida principal del polígono industrial de As Gándaras, un territorio que en su día albergó un polvorín del ejército y al que le costó arrancar, y mucho, como recinto industrial. Hubo momentos en los que hubo que rogar con las parcelas, dijo un empresario.

El lugar, en opinión de varios industriales, no asusta, como podría suceder con otros polígonos industriales saturados. En este caso, el hecho de que se trate de un territorio muy abierto, con construcciones en algunos casos estéticamente cuidadas, aporta una visión distinta, aunque queda mucha parcela por cubrir.

El tanatorio con una sala de baile al lado, un restaurante, un «megachino», unos molinos de viento y hasta una oferta de casas que pueden ir de una leira a otra, hacen una mezcla extraña. Y se avecinan más negocios. Una empresa está realizando actualmente los proyectos de varias naves más para cubrir las parcelas que ya fueron vendidas en los últimos meses.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El polígono de As Gándaras estrena «megachino» con 100.000 artículos