El lucense Héctor Salvador, primer español en bajar a la fosa de las Marianas

Bajó al abismo de la Sirena, que tiene una profundidad máxima de 10.706 metros

Héctor Salvador, junto a un compañero de expedición
Héctor Salvador, junto a un compañero de expedición CALADAN OCEANIC

Lugo / La Voz

El pasado 18 de abril el lucense Héctor Salvador (1983) cumplió un sueño. Bajó al tercer punto más profundo del planeta, el abismo de la Sirena, en la fosa de las Marianas. A bordo de un batiscafo que ayudó a diseñar, el lucense alcanzó los 10.706 metros de profundidad actuando como especialista y copiloto del australiano Tim MacDonald. 

Fueron más de 12 horas de inmersión. El reto que tenía el equipo era localizar y recuperar un módulo científico que se había quedado atascado en el lecho marino el día anterior y, de paso, recoger muestras de los sedimentos del manto marino. 

«Te das cuenta de la profundidad monumental de la fosa de las Marianas cuando tardas más de cuatro horas y media en llegar al fondo. Las dramáticas formaciones del lecho marino, donde la corteza oceánica más antigua del mundo está siendo destruida bajo la Placa de las Marianas, son testigo mudo de las inmensas fuerzas que dan forma a nuestro planeta», dijo Héctor, «fue sobrecogedor poder contemplar el lugar más sagrado de nuestros océanos con mis propios ojos».

Salvador es un experimentado piloto de sumergibles tripulados y director de operaciones de Tritón Submarines, la empresa que construyó el batiscafo DSV Limiting Factor, creado para Caladan Oceanic, una empresa privada que se dedica a fomentar el desarrollo de la tecnología subacuática y a realizar expediciones que permiten desentrañar el misterio de los océanos. 

«Como parte del equipo que construyó este vehículo, estoy realmente orgulloso de sus prestaciones. Es el primer batiscafo certificado para bajar de forma repetitiva a once kilómetros de profundidad», describe el lucense, integrante de un equipo multidisciplinar e internacional.

El abismo de la Sirena es el segundo punto más profundo de la fosa de las Marianas y el tercero del mundo. Sus 10.730 metros no distan mucho de los 10.925 del abismo Challenger, donde Salvador participó como ingeniero en otro proyecto que rompió fronteras. 

Un lucense, a la vanguardia de la inmersión submarina mundial

lorena garcía calvo

Héctor Salvador participó en la sumersión que marcó un nuevo récord en la fosa de las Marianas

El pasado mes de mayo el empresario y explorador estadounidense Victor Vescovo batió el récord de inmersión en las profundidades del océano. Bajó hasta 10.928 metros en el abismo Challenger, en la fosa de las Marianas, dentro del reto que se ha marcado de sumergirse en los cinco puntos más profundos de los océanos. Vescovo bajó hasta donde nadie había llegado con un submarino en cuyo desarrollo ha tenido mucho que ver un lucense.

Héctor Salvador es un ingeniero aeronáutico nacido en Lugo en 1983 y que en este proyecto se ha encargado de la coordinación del sistema de soporte vital del oxígeno en cabina, de la coordinación de todos los proveedores en España para la construcción del submarino, del programa de ensayos -crearon una cámara de pruebas única en Europa que permite simular 14 kilómetros de profundidad en temperatura y presión-, y, ya durante la inmersión, de las comunicaciones y del sistema de seguimiento del submarino desde una lancha situada en la vertical del moderno batiscafo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

El lucense Héctor Salvador, primer español en bajar a la fosa de las Marianas