¿Qué hacen los concellos pequeños para tener bebés?

Ofrecer servicios y empleo es tan importante como conceder cheques, según los alcaldes


VILALBa / LA VOZ

Por encima de superficies, de cercanía a importantes vías de comunicación o de siglas políticas de quienes gobiernan, un rasgo que une a muchos concellos es la pérdida de población en los últimos años. Derivada de esa situación surge otra circunstancia que también resulta común para muchos ayuntamientos, la búsqueda de medidas que puedan fomentar la natalidad, fijar población y evitar que la pirámide de población solo crezca por arriba.

Conceder ayudas a las familias es una práctica bastante frecuente, aunque los mandatarios locales también reconocen que esas decisiones valen de poco si no van acompañadas de creación de empleo o de servicios para la población.

asistencia

Distintas cuantías económicas y diversas formas. El Concello de Riotorto reserva una partida anual de 6.000 euros para ayudas a familias. Las cuantías van de 900 a 1.500 euros y se concretan en función de la renta. Para el alcalde, Clemente Iglesias, conceder ayudas supone contribuir de modo indirecto a que continúe abierto el colegio. «Cos recursos que temos, non podemos facer moito máis», dice.

La misma cantidad que Riotorto es la que destinaba el Concello de Xermade a este fin, aunque algún año -ocurrió en el 2017, por ejemplo- la partida se agotó antes del 31 de diciembre al haber más nacimientos de lo habitual. En el 2017 nacieron once niños; en el 2018, ocho, según fuentes municipales.

Hay ayuntamientos en los que las ayudas no se conceden por falta de nacimientos: el alcalde de Muras, Manuel Requeijo, manifestó el viernes que el año pasado no se había dado ninguna por no haber nacido ningún niño. El actual gobierno local cambió el sistema de entregas directas por el de ayudas para la compra de diverso material que suelen necesitar los bebés -pañales o cremas, por ejemplo-.

Por otro lado, algunos concellos no solo dan fondos a la natalidad sino también a la acogida. Ocurre, por ejemplo, en Friol, en donde cada nacimiento o cada adopción tienen una ayuda de 600 euros, postura recogida por primera vez en los presupuestos municipales de este año.

dotaciones

Un lugar para los más pequeños, un objetivo claro. Riotorto tiene una casa nido, a la que asisten cinco niños. «Estes recursos son necesarios», afirma Iglesias. Xermade también cuenta con ese servicio, en tanto que Friol dispone de un Punto de Atención a la Infancia (PAI) y Muras acaba de terminar el acondicionamiento de un servicio de ese tipo. Para Requeijo, no hay duda de su necesidad: «Por moita axuda que deamos, se non hai un PAI non queda ninguén», opina.

Un caso similar, aunque con matices distintos, es el de Guitiriz, en donde funciona desde hace años un PAI que el gobierno local pretende convertir en escuela infantil, aunque para ello hay que afrontar unos trámites en los que intervienen otras administraciones. Lograr ese propósito permitiría contar con otra aula más y aumentar el número de niños inscritos.

El Concello guitiricense no concede ayudas a la natalidad, aunque la alcaldesa, Regina Polín, destaca dos programas municipales -que permiten a los niños, respectivamente, estar en el colegio antes del inicio de las clases y después del final- como un apoyo eficaz para las familias.

estímulo

El empleo, imprescindible. El Concello de Riotorto aspira desde hace años a contar con un polígono industrial, cuyos trámites están en marcha; no obstante, el alcalde destaca el potencial agrario del municipio y la presencia de alguna empresa que comercializa cultivos. Para el regidor de Xermade, dinamizar el parque empresarial y lograr la realización de alguna concentración parcelaria son, para fijar población, medidas tan importantes como las ayudas por nacimiento. Para el alcalde de Friol, también es importante que un concello dé facilidades a emprendedores . El Concello de Muras está afrontando, en solitario, la construcción de un polígono industrial.

«Se quero fixar pobación, non me quites servizos», dice Primitivo Iglesias

El alcalde de A Pastoriza, Primitivo Iglesias, tiene claro cómo deben fijarse las prioridades para intentar fijar población: «Creo que as administracións locais deben prestar servizos, e logo, como complemento, están as axudas á natalidade». No obstante, subraya que en ese objetivo intervienen también otras administraciones con mucha responsabilidad. Para Iglesias, que un municipio se quede sin atención médica por las tardes o que se insinúe el cierre de cuartees de la Guardia Civil no encajan bien con los esfuerzos municipales: «Se quero fixar poboación, non me quites servizos», dice.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

¿Qué hacen los concellos pequeños para tener bebés?