Trampeo de «Vespa velutina»

La comunidad científica pone acento en el riesgo de generalizar prácticas de trampeo sin ningún control, llevadas a cabo por personal no cualificado y sin un análisis posterior


Ser científicamente más cultos, nos hace más capaces y menos manipulables. La información proporcionada sobre la Vespa velutina debe ser: correcta, relevante, accesible, efectiva y basada en la evidencia científica. La sociedad necesita científicos que bajen a la calle, la pateen explicando, sorprendiendo y entusiasmando.

Atendiendo al ciclo biológico de la Vespa velutina, la captura de reinas fundadoras que en temporada primaveral comienzan la construcción de sus nidos embrionarios se manifiesta a priori como una medida ‘efectiva’ para el control poblacional de la especie invasora y sus posteriores efectos deletereos en la biodiversidad. Eliminada la reina de Vespa velutina, la colonia incipiente no llegará a término, evitando la progresión de la especie. Lo que se denomina «trampeo primaveral» debe ser lo más específico posible, para evitar que otros insectos presentes en la naturaleza sean capturados.

Así, la comunidad científica pone acento en el riesgo de generalizar prácticas de trampeo sin ningún control, llevadas a cabo por personal no cualificado y sin un análisis posterior a corto, medio y/o largo plazo de su eficacia o impacto en el control de la expansión de la Vespa velutina. Es más, los trabajos científicos publicados al respecto del trampeo primaveral concluyen y lo muestran como ineficaz, con una baja tasa de captura de Vespa velutina, sobre el total de otros insectos capturados en las trampas. Los estudios muestran que el trampeo primaveral de reinas es ineficiente como método para limitar la distribución de la población de Vespa velutina.

Debemos tener presentes por ejemplo los resultados previos de investigadores como Goldarazena o Monçeau. Así, el primer autor expone que un trampeo llevado a cabo del 1 de septiembre al 30 de noviembre, en la provincia de Álava, arrojó un resultado de 54.203 insectos capturados, de los cuales tan solo 55 eran Vespa velutina. También el número de abejas atrapadas no fue despreciable, con un total de 2.706 ejemplares; destacando por último que la trampa empleada fue la Veto-Pharma, a priori diseñada específicamente para la captura de Vespa velutina, pero que a la vista de los resultados no es así. Monçeau nos muestra la importancia de colocar trampas cerca de puntos donde la Vespa velutina tiene acceso a agua, así como por ejemplo la importancia de la temperatura para el trampeo efectivo o la no necesidad de trampear cerca de los apiarios en esta época del año. La selectividad y especificidad del trampeo de reinas fundadoras de Vespa velutina debe ser llevada a cabo atendiendo al diseño de la trampa, el líquido atrayente y su localización física en el medio ambiente.

En este sentido, creo que es necesario establecer trampeos bien diseñados que tengan en cuenta todos los aspectos anteriormente señalados, así como el posterior análisis de los insectos capturados en las trampas. No podemos obtener conclusiones generalizadas de un solo estudio, y los llevados a cabo deberían de ser continuados de cierta manera en el tiempo. No se debería promover un trampeo primaveral, masivo, sin control, sin un minucioso análisis posterior. Hay que cuantificar y analizar el trampeo primaveral en términos de costes, selectividad y su eficacia para mitigar la distribución/impacto de la Vespa velutina en nuestro ecosistema. (Más información en www.vespavelutina.co.uk).

Por Xesús Feás Investigador y miembro de la Real Academia de Ciencias Veterinarias de Galicia

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Trampeo de «Vespa velutina»