Mando femenino sobre 707.000 gallegos

Las mujeres rigen el 18 % de los concellos de Galicia y el 26 % de su población. Hay 19 más que al inicio del anterior mandato. En Ferrol, Pontevedra, Ourense y Santiago aún no se han estrenado


Vigo / La Voz

La Transición aún no se ha completado del todo en Galicia. No mientras el número de mujeres al frente de puestos de responsabilidad política no se equipare al de hombres. Y está lejos de hacerlo a pesar de los avances logrados a lo largo de los últimos cuarenta años. El 51,8 % de la población gallega son mujeres y, sin embargo, ni sumando todas las que han resultado elegidas desde 1979 hasta hoy para dirigir ayuntamientos serían suficientes para dar al menos una vez el relevo a los hombres en todos los concellos de Galicia. Eso sí, en las dos últimas citas con las urnas locales se ha logrado un salto importante en el acceso de las candidatas a los bastones de mando municipales.

En los primeros comicios locales de 1979 las formaciones políticas y los gallegos con sus votos propiciaron tan solo la elección de seis mujeres, todas en la provincia de Ourense (Cualedro, Petín, Ramirás, Sandiás, Verín y San Cibrao das Viñas). En las segundas se repitió el mismo número y después se pasó con una cadencia de cuatro años a 8, 11, 14, 10, 14, 25 y 24 para llegar a las 37 de las elecciones del 2015 y subir ahora en la última cita hasta las 56 que acaban de ser investidas. Ellas dirigen el 18 % de los municipios de Galicia y al 26 % de la población. La diferencia entre ambos parámetros viene dada por la elección de alcaldesas en dos urbes: la socialista Lara Méndez, que repite al frente de la alcaldía de Lugo, y el estreno de su compañera de partido Inés Rey en A Coruña, la segunda mujer que dirige el ayuntamiento herculino en su historia, tras la experiencia de Berta Tapia (1978-1979) en el puente entre el finiquito al franquismo y la restauración de la democracia.

Las poblaciones de las dos capitales de provincia ya suponen prácticamente la mitad del volumen de gallegos que tienen en el arranque del actual mandato local a una mujer defendiendo sus intereses, al sumar ambas 342.875 personas de las 707.364 que cuentan ahora con regidora. En el anterior mandato los relevos registrados por diversas causas después de las elecciones propiciaron que concluyese con 46 regidoras, nueve más que las elegidas en primera instancia, como fueron los casos de Narón, Betanzos, Camariñas o Allariz, entre otros.

En este mandato, además del caso de A Coruña, se ha propiciado el relevo a hombres en las alcaldías de Cee, Trazo y Vimianzo, en la provincia coruñesa; Redondela, Meis, Salceda y Salvaterra, en la de Pontevedra; A Pobra de Trives, Boborás, Larouco, Petín, Ramirás, San Amaro y Xinzo, en la de Ourense, y Barreiros, Guntín y Vilalba en la de Lugo. Una mujer le ha dado el relevo a otra en Muros, Forcarei, O Rosal y Guitiriz.

Como ya se adelantó a las demás provincias también en las primeras elecciones democráticas, Ourense es el territorio que parece más propicio para que accedan las mujeres a la condición de máxima mandataria local. Suma ahora 17 alcaldías, pero es la demarcación con menos residentes regidos por una alcaldesa, pues en conjunto solo están en esa situación 35.230 habitantes. Lugo arranca el mandato con doce regidoras sobre una población de 149.136 personas, mientras que en Pontevedra hay ahora 14 que atienden a 175.695 residentes. En A Coruña son trece las políticas a las que se les ha entregado el bastón de mando, mismo número que al inicio del anterior mandato, pero son 347.303 sus empadronados, dos veces más que entonces.

El PP ha colocado a 24 de sus candidatas al frente de concellos esta vez, por 23 del PSOE, 6 del BNG, y uno para TEGA, EU y Movemento Salceda.

La más antigua en el cargo es la alcaldesa de Carballeda de Valdeorras, Carmen González Quintela (PP), seguida de la de A Bola, Teresa Berge (PP), y la de Porqueira, Susana Vázquez (PP), ambas desde el 2003.

Se han quedado sin alcaldesa tras los últimos comicios: Sarria, Santa Comba, Melide, Outes, Meaño, Tordoia, Melón y Parada de Sil.

En la historia democrática reciente de las ciudades gallegas, Vigo, como A Coruña y Lugo, solo ha contado con una alcaldesa (Corina Porro, 2003). Ourense lo hizo unos días de manera temporal en el 2012 (Margarita Martín). Santiago, Pontevedra y Ferrol no han tenido ninguna. 

Digna Rivas: «Aún falta mucho para llegar a una igualdad real en política»

C. Punzón

Que una mujer se convierta por primera vez en alcaldesa de Redondela supera en términos históricos incluso al hecho de que el Partido Socialista recupere la gestión de la villa que ha gobernado durante 29 años de los 40 de democracia. Digna Rivas (Vigo, 1976) es consciente de que su investidura quedará marcada para siempre por la circunstancia de haber sido la primera alcaldesa de su localidad, hecho que espera deje de ser noticia cuanto antes por el avance de las mujeres en el mundo de la política, aunque admite que no ve cercano que dejen de ser hombres los presidentes de España o Galicia.

Seguir leyendo

«Non é chegar e encher, ninguén cambia un concello nun día»

José Alonso

O luns día 17, o espertador de Ana Ermida (1983, Barreiros) soou ás 6.10, unha hora máis tarde do habitual nos últimos dous anos, cando se viña erguendo ás 5.10 para viaxar ao Concello de San Sadurniño para traballar na área de Secretaría e Intervención. Pero aquel día uns minutos fóronlle suficientes para chegar ao seu novo emprego, para entrar no consistorio lucense de Barreiros e facer historia como a primeira alcaldesa do municipio.

Ana Ermida é nacionalista, pero non de berce, nin tampouco da canteira de estudantes de Santiago, onde se licenciou en Dereito. Coma Celso Emilio Ferreiro, que falaba galego porque si, porque lle gustaba e lle petaba, ela ingresou en Galiza Nova con 16 anos. Un impulso, unha convicción -«penso que o noso país está necesitado de xente que loite e que o defenda, e non podemos facer outra cousa», di-, que se reforzou co tempo. Fai catro anos gravou no seu ombreiro dereito unha tatuaxe de Rosie a Remachadora, a figura icónica nos Estados Unidos e da loita laboral das mulleres. Pero cun acento galego: á Rosie remangada engadiulle unha estrela roxa de cinco puntas e un verso de Rosalía: «A estrela que brila», do poema Negra Sombra, que tamén está na lápida de súa nai.

Seguir leyendo

«Soy feminista porque creo que haría lo mismo siendo hombre»

María Doallo

Maricarmen González lleva 36 años dedicando su vida al Concello de Carballeda de Valdeorras (Ourense), los primeros cuatro como concejala popular y los siguientes 28 desde la alcaldía, puesto que revalidó con mayoría absoluta en las elecciones del 26M. Ella es mujer, del rural y además política desde su juventud. «Opté por el compromiso con mi pueblo y para ello tuve que renunciar a la vida social y familiar común que va ligada a una joven veinteañera. Este trabajo va contigo a donde vayas, nunca te evades o dejas de tener implicaciones, eso también acarreó que no tenga hijos. Lo vas dejando porque siempre hay algo que hacer y para ser madre se necesita concentración y tiempo, esas dos cosas yo las tenía puestas en el Concello». Así lo afirma González y su voz muestra total normalidad y satisfacción personal, no hay arrepentimiento en su toma de decisiones, pues tal y como aclara: «Soy muy soñadora y, en muchos casos, utópica. Este fue uno de mis grandes sueños».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Mando femenino sobre 707.000 gallegos