REDACCIÓN / LA VOZ

Estamos justo en la frontera de dos masas de aire y, por eso, en Galicia no sufriremos la ola de calor que asfixia a gran parte del país y al norte de Europa. «Estamos hablando de una lengua de aire cálido que asciende por el este de España y el Mediterráneo hasta llegar a Francia o Alemania. En Galicia, nos toca parte de esa masa cálida, pero también tenemos en el oeste, en el Atlántico, un descenso de aire frío. Estamos justo en la frontera de esas dos masas de aire», explica Carlos Otero desde MeteoGalicia. Nos libramos por muy poco.

En el Valle del Ebro, en puntos del interior de la península y en el norte de Europa (con especial atención al sur de Francia), van a partir de temperaturas por encima de los 20 grados y ahí está la clave. «Lo que define una ola de calor no solo es que las máximas lleguen a temperaturas elevadas, sino las temperatura mínimas. Cuando pasas más de tres días por encima de los 20 grados, es un riesgo para la salud porque el cuerpo humano necesita refrigerarse por la noche. Las máximas van a ser extremas, pero es más grave que las noches sean tropicales», recuerda el experto.

Eso sí, las temperaturas en Galicia irán ascendiendo de cara al fin de semana, cuando superaremos los 30 grados, incluso los 35 en Ourense. No será nada extraordinario para esta época del año. Serán jornadas de calor, pero no habrá que activar avisos.

Este miércoles continuará la inestabilidad. Por la tarde crecerán nubes de evolución, tendremos chubascos e, incluso, tormentas. Este año hemos tenido muy pocas. En el mes de mayo, que es un mes habitual de tormentas, solo hemos registrado un rayo. En lo que va de junio, se registraron 176 rayos, algo que está muy lejos de los miles del año pasado en este mismo período. No todo está cerrado porque julio también es un mes inestable, es decir, todavía se puede dar esa combinación de aire frío en altura y temperaturas elevadas en la superficie.

La ola de calor en el resto del país

El episodio de calor intenso, que comenzará este miércoles, alcanzará su punto álgido a partir del viernes, cuando la acumulación de calor propicie que los termómetros se disparen hasta los 42 grados o más, en zonas del valle del Ebro, Madrid y áreas de la cuencas del Tajo, Guadiana y Guadalquivir.

La probabilidad apunta a que en esas zonas se alcance el fin de semana el aviso rojo (riesgo extremo) por altas temperaturas, ha avanzado a Efe, Fernando García, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), quien detalla que esta situación, más propia de mediados de julio, está motivada por la llegada de aire africano.

Este tipo de masa de aire alcanza la península después de un extenso recorrido por el norte de África y se califica por ser «muy cálida, muy seca y con polvo en suspensión», características a las que hay que sumar la estabilidad de la atmósfera y la fuerte insolación propia de estas fechas.

Este martes los termómetros han comenzado a calentar motores con temperaturas que en Lérida (la más alta por capitales de provincia) subirá hasta los 39 grados, seguida de Zaragoza con 38 grados, Córdoba, Granada, Toledo y Huesca con 37 grados, Albacete con 36 grados y Madrid con 35 grados.

Respecto a Madrid, el portavoz ha avanzado, que se prevén días muy calurosos y ha subrayado que es candidata a ser una de las comunidades donde se puedan superar o igualar durante el fin de semana, los 40 grados de máxima que se registraron en el mes de junio de 2017.

Ante esta situación, la Agencia de Meteorología mantiene activada para el miércoles la alerta naranja (riesgo importante) en las cuatro comunidades donde el fuerte calor incidirá más: País Vasco, La Rioja, Comunidad Foral de Navarra y Aragón, en ellas se prevé valores máximos iguales o superiores a los 39 grados.

En otras siete comunidades (Andalucía, Cantabria, Castilla- La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Madrid y las Islas Baleares) hay aviso amarillo (riesgo) por máximas que oscilarán entre los 34 y 37 grados.

Respecto al calor nocturno, las temperaturas mínimas también serán significativamente altas, manteniéndose los valores por encima de los 20 grados en amplias zonas, e incluso podrían no bajar de los 25 grados en el interior de la mitad sur y centro peninsular, valle del Ebro y área mediterránea.

El meteorólogo ha calificado como probable, que los altos registros persistan hasta el próximo 1 de julio: «de momento, tiene pinta que el episodio remitirá en intensidad, pero, habrá que esperar al lunes a ver si se desactiva el aviso por ola de calor, porque las temperaturas altas perdurarán unos días más».

Esta ola de calor, la primera del año, no solo afecta a España; en Europa, poco acostumbrados a temperaturas por encima de los 35 grados, se preparan también para afrontar un episodio que podría batir algún récord.

En este punto, García ha observado que en países como Francia y Alemania, entre otros, las máximas estarán por encima de los 35 grados mientras que en Reino Unido, Dinamarca, Suecia y Noruega experimentarán temperaturas próximas a los 30 grados.

A su juicio, los europeos no están, en general, tan habituados a las olas de calor como en España por lo que es normal que estén algo asustados aunque ha reconocido que esta ola, y después de días con valores frescos, nos ha pillado a todos algo «desacostumbrados». 

Galicia se libra de la ola de calor

la voz

Las altas temperaturas «potencialmente peligrosas» que azotarán a España, Francia y Alemania no llegarán a la comunidad

Europa se prepara para una ola de calor calificada de «potencialmente peligrosa» que dejará a Galicia al margen. A partir de mañana, toda España y muchas capitales europeas se verán afectadas por varias jornadas de altas temperaturas que podrían rozar máximos históricos. Según informó Météo-France, «desde 1947, solo la ola de calor del 18 al 28 de junio de 2005 ha sido tan temprana. El próximo episodio parece mucho más intenso, sin precedentes en junio».

Sin embargo, según datos de meteogalicia, en la comunidad esta vez podremos respirar tranquilos. El miércoles, la temperatura máxima prevista en Galicia será en Ourense, con 32 grados. De hecho, no se prevé que esa temperatura se supere en ningún punto de la comunidad en toda la semana. En general, la semana comenzará con inestabilidad por una situación intermedia entre las altas y las bajas presiones, lo que provocará chubascos tormentosos en muchos puntos de la comunidad. En cuanto a las temperaturas, las máximas se mantendrán en torno a los 20 grados en la mayor parte del territorio, ascendiendo un poco hacia el final de la semana.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

¿Por qué Galicia es el refugio en medio de la ola de calor?