Las dudas sobre la vacunación: «Mi marido tiene 70 años, es hipertenso, padece fibrilación auricular y aún no lo han llamado»

La Voz REDACCIÓN

SOCIEDAD

Vacunación en Ferrol
Vacunación en Ferrol CESAR TOIMIL

Las principales dudas de los gallegos sobre la campaña de inmunización contra el coronavirus. Cuéntanos tu caso

09 jun 2021 . Actualizado a las 16:30 h.

A día de hoy, hay 800.572 gallegos con la pauta completa de vacunación (dos dosis Pfizer, Moderna o AstraZeneca; una Janssen) y, por lo tanto, inmunizados contra el covid-19. Hay otros 525.245 que, de momento, solo han recibido la primera inyección y se mantienen a la espera para ponerse la segunda (Pfizer, a los 21 días; Moderna, a los 28, y AstraZeneca, 16 semanas después -aunque en un primer momento eran 12-). En algunos casos, el intervalo se ha cumplido y los que aguardan siguen sin noticias del Sergas. Otros, directamente, nunca recibieron la convocatoria cuando les correspondía por su edad y hay quienes no pudieron (o no quisieron y ahora han cambiado de opinión) pincharse en su momento, y no saben cuándo se les volverá a citar.

Galicia arrancó el pasado 27 de mayo, en Ourense y por los colectivos esenciales, la inoculación de las segundas dosis de AstraZeneca a los 93.0000 menores de 60 años que ya recibieron la primera. Con respecto a las repescas, el Sergas asegura que se están haciendo de manera constante, que cada semana se van llamando a personas que por una u otra razón se fueron quedando atrás. Incluso si se rechaza, la negativa queda anotada y a esas personas se les vuelve a preguntar por si han cambiado de idea, algo que también se puede comunicar de manera proactiva (se puede hacer en el teléfono 881 00 20 21). «Aquelas persoas incluídas nos grupos de priorización que non puideron vacinarse por calquera motivo (enfermidade aguda, corentena por contacto estreito, profesionais en ILT (Incapacidad Laboral Temporal), embarazo, cambios nas recomendacións para a administración das vacinas...) e desexen vacinarse, serán recaptadas o antes posible coa vacina dispoñible, en función do contexto da pandemia e das evidencias científicas dispoñibles», precisa el Plan galego de vacinación fronte ao SARS-CoV-2.

Recogemos las principales dudas de los lectores sobre la campaña de inmunización:

A Coruña: «Soy paciente de riesgo, tengo 60 años y a pesar de que he llamado en innumerables ocasiones aún no he recibido ninguna dosis. Espero que me llamen pronto porque soy funcionario y trabajo de cara al público».

Vigo: «Tengo 57 años, soy inmunodeprimida con un 66 % de discapacidad, movilidad reducida y dependiente. No pude ir a vacunarme en mi primera cita (mayo) por no poder trasladarme al Ifevi. Sigo esperando después de siete reclamaciones y siempre me dan la misma respuesta: ya te llamarán».

Culleredo: «Tengo 63 años. Desde hace mes y medio vengo reclamando y me han dado la misma respuesta: en pocos días le llamarán. Sigo esperando y nadie me dice nada, ni en el Sergas, ni en mi centro de salud.  Animo a los numerosos afectados por la pandemia de incompetencia que nos asola a interponer acciones legales contra el Conselleiro de Sanidad por la vía penal. Yo ya lo estoy consultando».

Chantada: «Mi marido va cumplir 72 años y nunca lo han citado para la vacuna, ya se hicieron reclamaciones al teléfono habilitado por la Xunta y en el centro de salud y la respuesta es que ya lo llamarán, yo estoy vacunada con la primera dosis, soy persona de riesgo, por razones de movilidad temporal mi marido tiene que llevarme a las citas médicas, a hacer la compra y es él quien se convierte en persona de riesgo». 

Ourense: «Yo fui una de las primeras de mi pueblo (Podentes) en llamar para apuntarme para la vacuna en mayo. Todos tenían miedo o mucho respeto de la vacuna, pero para mí era más importante solucionar el problema del covid a tenerle miedo a una inyección. Sobre todo porque tengo asma y mis hijas viven lejos, una en Castilla y la otra en el extranjero. Llevo dos años sin poder ver a mis nietos. Lo triste es que han vacunado a todos los vecinos en nuestro pueblo y a mi aún no me llamaron. Como ya me parecía raro de no recibir noticias llamé otra vez  y volví a dejar mis datos, pero sin suerte. Pensando que igual tenía un problema con mi teléfono volví a llamar una semana después con otro móvil y dejé otro número de contacto, pero siguen sin llamarme».

A Coruña: «Tengo 64 años y nunca recibí el SMS para vacunarme, al ver que empezaban a vacunar a personas de 50 acudí a mi centro de salud y me dijeron que mis datos estaban correctos y que ya me citarían, al ver que pasaba el tiempo llamé al teléfono  que habilitaron y me repitieron lo mismo. A las personas de mi franja de edad ya les van a poner la segunda dosis y yo sigo esperando. Deberían poner un número para que podamos pedir una cita los que aún no estamos vacunados no por voluntad propia sino por un error del Sergas».

Sarria: «Me correspondía la segunda dosis de Pfizer el día 1 de junio y después de llamar hasta seis veces al Sergas aún no tengo noticias».

Ourense: «Trabajo como intérprete de lengua de signos en un centro educativo y ya tendría que estar vacunada por ser colectivo prioritario. Casi la totalidad del personal de la centros están esperando la segunda dosis y algunos ya la tienen puesta. Yo, después de que el centro enviase mis datos, de llamar en varias ocasiones y de poner varias incidencias, sigo esperando por la primera dosis. Nadie sabe qué sucede y nadie me da una explicación».

Ares: «Tengo 70 años y sigo esperando a que me llamen. He llamado al teléfono del Sergas y siempre he tenido la misma respuesta: hemos tomado nota de su incidencia. 

Pontedeume: «Estoy hasta el gorro de llamar al teléfono de incidencias covid para que vacunen a mi marido. Tiene 70 años, es hipertenso, padece fibrilación auricular y  sobrepeso; es decir, muchas papeletas para que si le pilla el covid se vaya para el otro mundo. Durante 40 años trabajó como profesor en la enseñanza pública y ahora que está jubilado la sanidad lo ningunea. ¿Qué está pasando? ¿Por qué hay tanta gente mayor en las mismas circunstancias? No lo entiendo.

A Coruña: «El 11 de mayo llamé al teléfono de incidencias del Sergas para preguntar por qué no me citaban como a las personas de mi edad. Tenían mi número de contacto mal y lo corrigieron. Pero a pesar de tener ya el número correcto y de llamar todas las semanas dos veces para preguntar si me han incluido en las listas, lo único que me dicen es que estoy en la repesca y no saben cuando me avisaran. Convivo con mis padres de 89 y 95 años y vivo en un estado de incertidumbre y preocupación continuo por temor a poder contagiarme y pasárselo a ellos».

Carballo: «Miña nai cumpre este decembro 60 anos, debería estar xa vacinada con ambas as doses, pero nunca lle chegou a mensaxe. Púxoo en coñecemento do seu médico de cabeceira e, tras moito buscar, chamamos ao teléfono de incidencias que facilita a Xunta, onde é un milagre conseguir que atenda un operador. A día de hoxe segue sen quenda para a vacina. É hosteleira, polo que ten medo debido a que está en contacto con moita xente. Ademais, pensar en ter que volver pechar o negocio por unha corentena despois destes meses xa lle xera ansiedade».

Cambre: «Tengo 60 años y el 6 de Mayo estaba citado para la vacunación, por motivos laborales me encontraba de viaje y avisé días antes que no podría asistir, pero que tenía intención de vacunarme. Desde entonces he contactado en varias ocasiones para interesarme por mi vacuna y siempre responden que ya me llamarán y encima aseguran que yo dije que no me vacunaría,lo cual es totalmente falso».

Vigo: «El día 19 de febrero me administraron la primera dosis de AstraZeneca por ser personal sanitario y ser considerado en su momento grupo prioritario. El 1 de junio me llamaron para elegir entre AZ o Pfizer para la segunda dosis. Al elegir Pfizer me dijeron que ya me llamarían y hoy día 8 de junio me llaman para intentar citarme para ponerme AZ alegando que no les quedan dosis de Pfizer. Este viernes se cumplen 16 semanas de la primera dosis y, como mínimo, tendré que esperar una semana más. Desde el momento que no elegimos la opción impuesta por la Xunta de Galicia se nos ha dejado de lado para poder presumir de todas las primeras dosis que están inyectando. Muchas de estas primeras dosis son a costa de retrasar segundas dosis alterando los plazos recomendados por las farmacéuticas y por los protocolos vigentes de vacunación. Quiero mi segunda dosis en plazo y con mi elección (ya que nos habéis obligado a ello)». 

Betanzos: «Mi tía tiene 75 años y le aplicaron la primera dosis de Pfizer el 14 de abril, pero aún sigue esperando la segunda».

Pontevedra: «Somos residentes legales con una visa que no nos permite trabajar, por lo que no tenemos tarjeta sanitaria. Desde febrero hemos tratado por todos los medios de averiguar cómo hacer para registrarnos para ser vacunados. Hemos ido en persona a varias oficinas, llamado y enviado correos electrónicos y nadie nos ha dado respuesta. Lo único que el Sergas contestó fue que las vacunas eran para todos, incluso para los que no somos ciudadanos. Al final y después de más de tres meses de frustración viajamos a Estados Unidos para vacunarnos pero necesitamos estar registrados pues vendrá el refuerzo de la vacuna pronto y no podemos regresar a EE.UU. cada vez. También tendremos que saber cómo hacer ahora para obtener el certificado digital de vacunación que otorgarán en España a los vacunados para poder viajar».

Vigo: «Soy trabajadora social en una clínica privada y nacida en 1967. No me han llamado ni por ser trabajadora esencial, ni por edad. Ya he puesto una incidencia pero sigo sin respuesta».

A Coruña: «Soy sanitario de un centro médico privado, pertenezco al grupo de profesionales sanitarios de segunda línea. El 12 de marzo empecé una baja laboral por una intervención quirúrgica programada. Durante mi baja, concretamente el viernes 2 de abril, me llega SMS para vacuna el domingo 4 en Oza. A las 9:00 horas de ese día me pasa la enfermera, me dice que descubra el brazo y, al decirle mi nombre, me dice que no me pueden vacunar por estar de baja laboral. Pasados casi dos meses, aún de baja laboral, me llega otro SMS para vacunarme el 1 de junio. Llamo al teléfono correspondiente y me indican que no me van a vacunar (¿por qué me mandan SMS entonces?). El día 4 de junio cojo el alta y desde entonces sigo trabajando y estoy sin vacunar, atendiendo diariamente a pacientes con síntomas. Una vergüenza».

Carballo: «Fui citada a través de un mensaje al teléfono de mi marido pero él no lo leyó a tiempo. Llamé varias veces pero como se me pasó la fecha sigo esperando. Tengo 62 años y aquí estoy, sin vacunar».

Nogueira de Ramuín: «Tengo 71 años cumplidos y no sé si llegaré a los 72 porque mi generación están vacunados todos y parece que yo, como no estoy empadronada, no tengo derecho a vacuna. Estoy en una aldea de Ourense que es mi segunda residencia».

Ribeira: «Mi madre tiene 79 años y es de una parroquia llamada Queiruga. El 13 de abril le pusieron la primera dosis de Pfizer y sigue esperando por la segunda. He llamado y me dicen que está en una lista de repesca pero que tiene que esperar».

Santiago: «Soy director de una clínica oftalmológica y he hablado varias veces con el departamento de vacunación del Sergas para comunicarles que solo han vacunado al equipo médico de la clínica. Somos todos personal de alto riesgo pero no han vacunado ni al equipo de enfermería, ni a los auxiliares de clínica, ni a los ópticos, ni a las secretarias. Cada día atendemos a más de 70 personas y hacemos más de 25 intervenciones a la semana. Se han olvidado de nosotros a pesar de que llamamos y escribimos regularmente desde febrero. Una triste experiencia, por no decir desprecio, hacia los profesionales de la medicina que tanto nos hemos implicado en esta pandemia».

A Coruña: «Soy médica en una clínica privada donde atiendo en promedio a 25 personas al día. Aún no estoy vacunada y ya he puesto unas seis incidencias sin recibir respuesta. El colegio médico no se hace responsable de los sanitarios que aún no estamos inmunizados. De hecho nadie se hace responsable de nada, incluso he ido al área preventiva del Chuac y ellos mismos me dicen que no entienden por qué no estoy vacunada si soy médica activa. Me preocupa mi salud y la de mi familia».

Sada: «Soy médico de un servicio de prevención de riesgos, examino a 20 personas todos los días, ya tengo 15 semanas desde la primera vacunación con AstraZeneca y aún no me han llamado a pesar de que he puesto la incidencia en el Sergas».

Porto do Son: «Soy marino, tengo 56 años y aún no me han llamado. Hoy tengo cita con mi doctora a ver si me entero de algo más porque el lunes marcho a navegar».

Bergondo: «Me pusieron la primera dosis de Pfizer el 18 de mayo en Expocoruña, sin embargo, me dicen en el 881002021 que yo no figuro como vacunado y que por eso no me han llamado para la segunda dosis. ¿Dónde quedó registrada el número y el lote de la dosis que me pusieron¿ ¿Por qué no figuro? ¿Me pusieron un placebo?».

Pontevedra: «Soy maestra de educación infantil y llevo esperando a que me vacunen como personal esencial desde principios de marzo.He estado en tres listas diferentes de incidencias que ha mandado el director del colegio.Han llamado a todos mis compañeros menos a mi. Han vacunado incluso a gente que está de baja, de permiso o de excedencia, pero yo sigo esperando». 

Coristanco: «Mi madre tiene 79 años y es gran dependiente, por lo que tiene que recibir la vacuna en el domicilio. Aún no la han llamado a pesar de que he puesto la incidencia varias veces. Yo tengo 51 años y ya tengo la primera dosis, pero mi madre sigue esperando. Esto es vergonzoso».

Oleiros: «Tengo 61 años y estoy pendiente de vacunar porque el Sergas tenía mal mi móvil. El pasado cinco de mayo acudí a mi centro de salud para corregir el error pero aún no me han llamado a pesar de que ya he puesto una reclamación en el Chuac». 

Ferrol: «Mi madre de 70 años está con una dosis de Pfizer desde abril. Después de mil llamadas abrieron una incidencia porque, por error, avisaron a otra persona en vez de a ella. Y aún no la vacunan».

Bergondo: «Tengo 67 años y no me han llamado para vacunarme. A mi mujer, de la misma edad, ya le han puesto las dos dosis. Me he quejado ante todos los organismos y he llamado a todos los teléfonos que tienen que ver con la sanidad, y ninguno me ha dado una solución. Sigo esperando a que me vacunen. ¿Qué pasa si me contagio en este tiempo?»

Narón: «Tengo 27 años y he estado el año pasado ingresada en la uci por una neumonía, ¿no deberían haberme llamado ya por considerarme persona de riesgo?»

Culleredo: «Tengo 65 años y una enfermedad de riesgo y estoy sin vacunar. El día 6 de abril acudí a mi cita en Expocoruña pero al preguntarme si tenía alguna patología se negaron a vacunarme y me derivaron a mi médico de cabecera. Me puse en contacto con ella y no comprendía por qué no me habían vacunado. Desde ese momento y hasta el día de hoy llamo semanalmente y lo que me dicen es que tengo que esperar. Es incomprensible que me tengan así, llevo 15 meses sin salir ni tener contacto con mi familia por no exponerme al contagio».

Vigo: «Mi madre, de 68 años, vive en un pueblo de la Costa da Morte y está todavía sin vacunar. La convocaron por SMS hace unos meses, pero ella solo sabe hacer llamadas y recibirlas, no leer esos mensajes. No entiendo cómo pueden estar convocando por SMS a personas mayores, sobre todo de la Galicia rural, sabiendo cuál es el índice de analfabetismo en determinadas franjas de edad y las dificultades que tienen estas personas con la tecnología al nivel más básico. Menos todavía, que habiendo dado las explicaciones pertinentes para que quedara constancia de que no había sido una decisión voluntaria y dejando un nuevo teléfono de contacto, para que ni siquiera tuvieran que molestarse en llamar, mi madre siga sin vacunar. Es un despropósito que personas con veinte años menos y menor riesgo de acabar en la uci estén ya vacunadas, y expongan de forma una tan imprudente, por una absurda gestión, la vida de los mayores que están estas mismas circunstancias».

Lugo: «Tengo 62 años, tengo patologías previas (problemas coronarios, con reciente infarto) y todavía no me han llamado para vacunarme. Soy funcionario público, llevo 40 años cotizando pero no estoy adscrito a la Seguridad Social, sino que tengo el régimen de funcionario integrado. Mi seguro es de Adeslas y al final no me vacuna nadie. Ni el seguro, ni el Sergas. Después de innumerables llamadas siempre me dicen que ya tienen mis datos y se los pasarán a mi área sanitaria, pero aquí sigo esperando».

A Coruña: «Os profesores da área sanitaria da Coruña aínda non fomos convocados á segunda dose de AstraZeneca e estamos xa na semana 14 desde a primeira».

Carballo: «Tengo 68 años y estando en cuarentena por contacto directo con un falso positivo fui citada para vacunarme. Advertí de esta situación a la operadora que me comunicó la cita. La respuesta fue que no podía hacerlo porque no podía romper la cuarentena. Cumplí escrupulosamente el protocolo marcado y, tras la cuarentena, intenté solicitar otra cita pero un mes después aún no me han llamado».

Arousa: «Tengo 64 años. Soy de Adeslas y aún no me han llamado».

A Coruña: «Tengo 71 años y por un error informático continúo sin vacuna. Después de llamar varias veces al Sergas me contestan que pronto me llamarán, pero sigo igual. Llevo esperando desde el 21 de abril».

Santiago: «Mi padre tiene 63 años, es paciente oncológico y tiene Adeslas, por lo que no tiene tarjeta sanitaria. No hay quien lo coloque en la lista de la vacuna. Ya hace más de un mes que abrí una incidencia y no me dan una respuesta. Adeslas también se niega a pasar los datos a Sanidad. Es ridículo».

A Coruña: «Soy un paciente de riesgo, operado por tercera vez de cáncer de pulmón. Citado el 30 de abril para la vacunación, acudo a la cita y comunico que no puedo recibir la misma hasta pasadas dos semanas, por prescripción de la cirujana. Toman nota y dicen que me avisarán de nuevo. Después de llamar varias veces al número de incidencias me dicen que toman nota. A día de hoy sigo esperando».

Monforte: «Tengo 62 años y nunca me han llamado para vacunarme. He llamado tres veces al número covid pero siempre pasa lo mismo: abren una incidencia y ahí queda. Siento que me están discriminando por ser de una mutua. Luego presumen de vacunar a los de 40 a 49 años, cuando hay gente mayor sin ninguna dosis».

Culleredo. «A mi madre con 73 años aún no le han puesto ninguna dosis. Estoy aburrido de llamar y siempre la misma respuesta: que la van a llamar, que abren una incidencia, pero al final nada».

Oza-Cesuras. «Soy profesora, pero estoy de baja. Llamé para que me pusieran en la lista por edad el 13 de mayo. Los de mi año se vacunaron la semana pasada, pero a mí me dicen que las incidencias tardan más de un mes en resolverse, así que con mucha suerte me vacunarán antes de que acabe junio».

A Coruña: «Estoy esperando la segunda dosis de AstraZeneca desde el 20 de febrero».

Carballo. «Mi madre tiene 67 años, le pusieron la primera vacuna de Pfizer el 7 de mayo y le dijeron que para la segunda dosis la avisarían a los 21 días. A día de hoy no tiene notificación, y ya abrimos incidencia hace una semana en un teléfono que busqué por Internet. No es normal que empiecen a vacunar a otras edades teniendo a gente más mayor sin acabar la pauta».

Tomiño. «¿Cómo van hacer con los trabajadores transfronterizos? Como nuestra seguridad social es portuguesa y nuestro médico está en Galicia no salimos en el programa de vacunación y no nos envían ninguna cita».

A Coruña. «Con fecha del 6 del pasado mes de mayo acudí a la cita que tenía para vacunarme. Al indicarle a la enfermera que había tenido un shok anafiláctico me contestó que no podía vacunarme. Anotó en el ordenador el motivo. Le indiqué que a mayores tenía leucopenia y plaquetopenia. Me indicó que con el primer motivo ya no podía, pero que en breve me mandarían otra cita, cosa que, pese a la cantidad de incidencias puestas, sigue sin resolverse. No es comprensible, salvo por motivos publicitarios, que se esté vacunando a gente de 40 y 50 años y quede gente mucho mayor y con mayor riesgo de resultar contagiados».

Lugo. «Soy de los menores de 60 que recibieron la primera dosis de AstraZeneca el 14 de febrero, por lo que ya a mediados de mayo nos tocaba la segunda. Cuando el Sergas nos llamó para "elegir", elegí Pfizer. A los que eligieron AstraZeneca ya los han vacunado, los que hemos elegido Pfizer seguimos esperando y si preguntas contestan que todavía no está abierta la agenda, que ya nos llamarán. Una vergüenza. Si no se podía "elegir" que lo hubieran dicho abiertamente».

Ourense. «Ni me llaman como docente ni por edad. Soy profesora, con destino definitivo, en un instituto en Vigo. A fecha de hoy, todavía sigo sin vacunar, a pesar de que en el centro, como mínimo, en dos ocasiones se comunicó la incidencia, la última con fecha 28 de mayo. Al no llamarme tampoco por edad, ya que pertenezco al grupo de 50 a 59 años, me puse en contacto hasta en dos veces, el 26 de mayo y el 2 de junio, con el teléfono habilitado por el Sergas y todavía no recibí respuesta alguna. A estas alturas todos mis compañeros y compañeras ya recibieron alguna dosis de la vacuna y yo sigo a la espera».

Oleiros. «Estoy con una dosis de Pfizer desde el 29 de abril, a punto de pasar los 42 días de plazo máximo para la segunda dosis y, después de cuatro reclamaciones al teléfono habilitado por la Xunta para el caso, sigo sin citar».

Vigo. «Soy una chica de 44 años, de alto riesgo. Me dieron cita para vacunarme y no pude ir por tener a mi hijo enfermo y no tener a quien pudiera quedarse con el. He llamado por activa y pasiva para que me den una cita nueva y de esto hace ya mes, mes y medio, y nada, me dicen que esta abierta una incidencia y que me llamarán».

 A Coruña. «Nací el 31 de julio de 1960. Me convocaron para vacunarme el 4 de mayo, pero por trabajo me encontraba en Madrid. Llamé para advertirles de esta incidencia y me dijeron que no había problema, que me volvían a llamar en breve. Estamos a 7 de junio y todavía no me han llamado».

Oleiros. «Hace un mes que vacunaron a los de mi año (1962). No he recibido ningún mensaje ni llamada en mi móvil y eso que di mis datos al día siguiente por si acaso. He llamado al teléfono del covid (881 00 20 21) varias veces, muy buenas palabras y ya le llamaremos. He escrito dos correos al Sergas y ni contestación. Doy mi vacunación por perdida dado el nulo interés por solucionar estos temas por parte del Sergas. ¿Tanto cuesta reprogramar una cita sobre la marcha o abrir una página web para que apuntemos la cita directamente como en Cataluña y otros sitios?»

Santiago. «Tengo 58 años y el viernes 7 de mayo me llegó un SMS con la cita para el día 13 de mayo a las 16:00 horas. Por motivos laborales no podía acudir a esa hora, por lo que me puse en contacto con el teléfono del programa de vacunación (881 00 20 21), en el que la persona que me atendió me dijo que me anulaba la cita y que abría una incidencia por motivos laborales, que a la semana siguiente ya me mandarían otro SMS para una nueva. Lo curioso es que a mi hermana le pasó algo parecido, pero la persona que la atendió le dijo que fuera a otra hora ese mismo día que la pinchaban igual, y así fue. No se porqué a mi no me dijeron lo mismo, porque a día de hoy ya estaría vacunada y sigo esperando. Pasó la semana siguiente y como no recibía la cita, volví a llamar. Me atendió otra persona y me dijo que efectivamente estaba pendiente de ser llamada de nuevo, que esperara que ya me llegaría el nuevo SMS. Volví a llamar la semana pasada y la persona que me atendió me dijo que tenía que esperar a que nos repescaran, que no sabía cuándo, pero que no me preocupara que no iba a quedar sin vacunar. Si me hubieran vacunado en esta semana ya me tocaría la segunda dosis y sigo todavía esperando a que me pongan la primera. ¿Hasta cuándo tendré que esperar?»

Oleiros. «Recibí el SMS con posterioridad a la cita de vacunación, no sé si fue culpa del envío o de mi dispositivo. A la mañana siguiente llamé a incidencias, me dijeron que me citarían en dos días para vacunarme, pasó una semana y no me llamaron. Volví a llamar al teléfono y me dijeron que la información que me habían dado la vez anterior era incorrecta, que figuraba como pendiente. Pasó otra semana y escribí a la Dirección Xeral de Saúde Pública. Contestaron que era un procedimiento complejo, que hacían llamadas masivas y que el volverme a avisar dependía de las vacunas disponibles y de la organización. Pasó otra semana más y llamé al teléfono famoso, me dijeron que estaba en "repescados", que no había más información. Volví a escribir y me contestaron ya en un tono diferente, como que estaba siendo pesada. Leo que en otras comunidades piden a las personas con las que no dan contactado que contacten ellas, aquí nosotros estamos contactando y no nos dicen nada. Leo que empiezan con otro grupo de edad, leo que valoran vacunar a los turistas. No me creo que sea difícil llamarnos, pues vacunas parece que hay. Leo que en Francia están vacunando a gente muy joven y en Italia, hasta a los estudiantes extranjeros. Y surge la pregunta de siempre: ¿Y aquí? Llevo llamando desde el 13 de abril, mi grupo es de 50 a 59 años. Seguiré llamando cada semana».

Arteixo. «Mi madre tiene 69 años y todavía no la han llamado para vacunar. Hice una reclamación hace un mes y seguimos a la espera».

A Laracha. «Tengo 62 años y varias complicaciones de salud, entre las que se encuentran problemas respiratorios y tensión alta. Es bastante frustrante ver que ya hace más de un mes que todos los de mi edad en la zona han sido vacunados, pero de mí se han olvidado. Hemos llamado ya cinco veces al teléfono del Sergas habilitado para ello, pero lo único que hacen es abrir incidencia y te dicen que tienes que esperar. Según indican, el Área Sanitaria de A Coruña tienen muchísimas incidencias, o van muy lentos resolviéndolas, con retrasos de dos meses».

Sada. «Me mandaron una cita el 27 de abril para el día 29. Cuando la vi ya había pasado la fecha. Tengo 61 años y estoy encamado y muchos problemas de salud, de médula, diabetes, de cardio y mucho, mucho dolor. Ya llamé por teléfono y nada, y sigo llamando y me dicen que estoy en una lista, pero sigo esperando sin saber nada».

Vigo. «Tengo 63 años y aún no me han llamado. Tengo trombofilia y he tenido un TEP (tromboembolismo pulmonar). Todas las semanas llamo al Sergas, chequean mis datos y me dicen que están bien y que ya me llamarán...»

Sobrado: «Ya he cumplido los 65 años y no me han convocado para vacunarme. He llamado hasta cinco ocasiones al teléfono de Saúde de la Xunta y en todas me dicen que queda abierta una incidencia pero todo sigue igual. Cada vez que llamo es lo mismo: me dicen que no estoy en la lista y que tengo que esperar».

Cambre. «Tengo 65 años y no me han llamado todavía. Mi teléfono móvil está comprobado como correcto en el centro de salud. Hice una primera reclamación al teléfono 881 00 20 21, y me contestaron que tomaban nota de la incidencia, que había muchas y que me llamarían según se fueran resolviendo. Presenté otra reclamación a través de la aplicación móvil del Sergas el día 6 de mayo y me respondieron el día 27 por mensaje y correo electrónico que me pusiera en contacto con el mismo teléfono, sin que hasta la fecha y llamando prácticamente todos los días y a distintas horas, me haya sido posible contactar, saliendo siempre el mensaje de que en esos momentos están todos los teléfonos ocupados y que llame en unos minutos. Creo que sobran ya más palabras».

A Coruña. «Mi padre tiene 87 años y le pusieron la primera de Moderna el 1 de abril, la segunda tenía cita el 29 de abril . Dos días antes un herpes le invadió el lado derecho de la cara y tuvo que anular la segunda vacuna. Desde entonces nos estamos volviendo locos para conseguir una cita, hemos llamado a muchos números que nos facilitaron, unos ni contestan y otros pasan la bola a otra gente. En fin, es lamentable que ahora vayan a vacunar a las edades de cuarenta y una persona de 87 años no tenga ni fecha para la segunda vacuna. Y lo peor es que te dicen que no es competencia de nadie y te dan un teléfono que no contesta nadie. Mi madre de 82 vacunada con las dos de Pfizer, mi hermano de 57 con las dos de Pfizer, y mi padre, ¿dónde está su vacuna?».

Antonio Vázquez, senador socialista por A Coruña, esta mañana ante la sede de la Delegación de Sanidade en A Coruña, en la calle Durán Loriga

Un senador socialista amenaza con encerrarse en la sede de Sanidade de A Coruña para que lo vacunen

R. D.

El senador socialista Antonio Vázquez, vecino de Betanzos, amenazó este martes con encerrarse en la sede de Sanidade en A Coruña, en la calle Durán Loriga, para que lo vacunen. Aunque finalmente decidió dar una semana más de plazo, explicó que había decidido adoptar esa medida de presión, personándose en el edificio de la calle Durán Loriga,  porque nunca ha sido convocado para ser inmunizado frente al covid-19 a pesar de que tiene 64 años y de haber contrastado que el Sergas dispone de sus datos para que lo convoquen. La Consellería de Sanidade, por el contrario, afirmó esta tarde que no disponía de la información de contacto actualizada.  

Seguir leyendo