Los cachorros de Navidad vuelven en verano

Antón lois AMIGOS DA TERRA VIGO@TIERRA.ORG

VIGO CIUDAD

M.MORALEJO

Los perros y gatos regalados en diciembre son abandonados estos meses y saturan las protectoras

18 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Están llegando estos días, como cada principio de verano, en Vigo y en todas partes. A veces entregados directamente, otras veces los dejan atados por la noche en la puerta -o los tiran por encima del muro- y los encuentran por la mañana. En las protectoras de animales los llaman los cachorros de Navidad. Siete meses atrás eran esas encantadoras bolitas de pelo que hicieron que a nuestros hijos e hijas les brillasen los ojos cuando descubrieron que tenían un nuevo miembro en la familia, y que además era suyo, era su perrito.

 La génesis tampoco importa mucho: bien porque el niño o la niña no paraban de dar la turra con el «quiero un perrito, quiero un perrito» o bien porque papá o mamá decidieron motu proprio darles la sorpresa. El caso es que un encantador cachorrito de dos meses se instalaba en casa con el inicio del año.

 Los primeros días, la vida en casa giraba alrededor del perrito -la primera gresca fue decidir el nombre-, que era el rey de la casa, el protagonista de los mimos, las peleas por querer sacarlo a pasear. La envidia del barrio; todo el mundo en el parque se acercaba a acariciarlo, todos nos decían lo precioso que era perrito.