El Jäger tiene sustituto

AL REY DE LOS CHUPITOS le ha salido competencia. Un whisky canadiense con canela y chili. Las combinaciones en vasos pequeños con sabores agradables son cosa del pasado. Ahora entre el Jäger y el Thunder se reparten la noche.

.

Que se ande con ojo el Jäger que le vienen pisando los talones.

Todavía queda para que le arrebaten el título de rey de los chupitos nocturnos pero como se descuide un poco...

Desde luego ya hay quien está haciendo méritos. El Thunderbitch quiere compartir, por lo menos, barra con el hasta ahora líder indiscutible de los «chupitos canalla», como se refiere Antón Sánchez, propietario de El Tavernier en A Coruña, a estos sorbos que se tragan entre copa y copa para conseguir el puntito.

WHISKY, CANELA Y CHILI

A favor del Thunder, que es un whisky canadiense (Old Thunder Bay, de ahí su nombre) con chili y canela, juegan los detractores del licor de hierbas. «El Jäger, o te encanta o no te gusta nada. En ese caso si buscas otro chupito que tomar te inclinas por este», explica Antón. Aunque no creais que el Thunder (si lees zander lo vas a pronunciar bien) sabe a rosas. Yo que lo he probado, porque no se puede hablar -ni escribir- sin saber, os adelanto que aunque endulza la boca en un primer momento, enseguida el picor se apodera de tu paladar. Y aquí tampoco hay término medio. O te gusta mucho o te desagrada más. ¿En contra qué tiene? Que compite con el número 1. La puesta en escena del Jäger no tiene rival. El nombre de marca, las promociones, la publicidad... por eso de momento se lleva a la mayor parte de los consumidores de vasos pequeños. «Jóvenes de hasta 35 años que son los que piden chupitos», comenta Iván Flashback, del pub El Milagro. Si hay algo de lo que puede presumir Thunder es que, a diferencia del Jäger, este lo prefieren solo. «El Jäger lo piden en chupito, en copa, con Cocacola o con Red Bull, que es el Jägerbomb, pero el que pide Thunder siempre es un chupito», cuenta Iván.

Pero esto no siempre va de A o B. De si eres de Jäger o de Thunder. Porque a pesar de ser diferentes, hay quien se decanta por uno u otro en función de lo que haya. «Por acuerdos con marcas a veces no puedes tener alguna bebida, por ejemplo, Jäger no se sirve en discotecas, prefieren salas más pequeñas y alternativas, por lo que nosotros en Pelícano no lo tenemos y servimos Thunderbitch. Así que cuando no hay Jäger y lo que quieren es un zambombazo, les vale», explica Luis Diz, gerente de la sala Pelícano. En esta discoteca Thunder es el chupito que más salida tiene, pero en los pubs que hay en el mismo complejo de ocio el Jäger le gana por goleada. Lo que está claro es que ambos se reparten la noche y que dejan la tarde para otros sabores como el orujo, las hierbas o el café.

Para gustos sabores. O hierbas o whisky. El que prefieras, aunque siempre con moderación. Y si no te gusta ninguno, puedes probar con el tequila de chocolate, que es otro que se está poniendo de moda, pero eso ya te lo cuento otro día.

Votación
5 votos
Comentarios

El Jäger tiene sustituto