Él compuso la banda sonora de tu infancia

Es la voz de Mazinger Z, el creador de su banda sonora, la de «Marco» y otros «hits» que nos acompañan desde los 70. Pero Alfredo Garrido no veranea en un puerto italiano al pie de las montañas, sino en las Rías Baixas


Si tienes entre 40 y 50, ¡puños fuera! Vas a pelearte con la morriña que activan esas melodías como pegatinas que no se despegan con el paso de las décadas. Dale al rewind. El autor de la banda sonora de Mazinger Z, Alfredo Garrido, es vasco, pero su corazón tiene su parte gallega, de llevar ya cuarenta años veraneando en Galicia. «¡No me llames de usted!», rompe la distancia el cantante y productor que adaptó al español las canciones de series como Marco, Tarzán, La abeja Maya y Vickie el vikingo. Pero el robot gigante que prendió mecha enfrentándose al Dr. Hell es el «hijo» que más satisfacciones le ha dado, hasta volverlo «loco». «Los japoneses me están llevando por toda España con lo de Mazinger Z, ¡a la vejez, viruelas!», se ríe el músico, que estará en Menduíña hasta septiembre.

Primer éxito

En el 74 empezó el bum de Pippi Calzaslargas, recuerda. «Ahí no tuve nada que ver, pero sí se hizo un elepé de canciones de Navidad que cantaba Pippi y que produje yo», cuenta. En esa misma época nació Vickie el vikingo. «Somos cien contra mil los vikingos al luchaaar...», ¿sabes seguir? La canción es de Garrido, y el que la canta es él. Los setenta vieron nacer a Heidi. «Yo estaba en Philips contratado como cantante y como productor. Me puse a ver qué había en el mercado que pudiese ser rentable. Y me dije: ‘Esto de los cómics puede ser un cañón'». Tras seguir a la niña de los Alpes, allá que nos fuimos de los Apeninos a los Andes en un viaje que ablanda el corazón. «En un puerto italiano al pie de las montañas vive nuestro amigo Marco...» es la primera de una serie de 12 canciones que compuso Alfredo Garrido. «¡Creo que la conoce toda España!», dice él. La otra media también.

La serie suma los 3,5 millones de visualizaciones en YouTube. Inolvidable «esa lucha titánica de un niño por encontrar a su mamá, ¡y un melodrama impresionante!». La emotividad más intensa empezó a cansar a los niños a finales de los setenta, sedientos de otra clase de aventuras más movidas y siderales. Antes de La vuelta al mundo de Willy Fog, de Dragones y mazmorras y de Son Goku, la acción llegó con Mazinger, «con todos los robots dándose de leches, ¡fue un éxito impresionante! España fue, tras Japón, el segundo país en estrenar la serie, en el 78», explica Alfredo Garrido, quien hizo la letra de la canción y se encargó de ponerle voz. «¡Oyeeee! Viste aquel relámpago? Es el hombre de hierro. ¡Escucha! ¿Oíste aquel choque? Es el robot gigante, él es nuestro amigo, ¡el robot que hace justicia! Mazingeeeeeeer». El éxito fue un puñetazo sonoro. La cuota de pantalla en su estreno, del 90 %, recuerda el compositor, que aún siente, después de 40 años, la calidez de unos fans que han madurado con la pasión de la infancia.

Con Mazinger, Garrido ha recorrido los salones manga de España. «Hoy en día, ¡alucina!, tengo una cola para pedir autógrafos que me dura de una a dos horas», apunta. Los niños de entre 40 y 50 años le pisan los talones, y además es presidente honorífico de la Asociación de Amigos de Mazinger, a punto de alcanzar los 7.000 miembros. La plaza en la que puedes encontrar, en Tarragona, la estatua más grande del mundo de Mazinger Z lleva su nombre y no le falta ni segundo apellido, Alfredo Garrido García. «Así es mi vida, jajaja», sonríe quien no ha dejado de vivir para la música.

Hace más de 40 otro acontecimiento marcó su vida: descubrió Galicia. «Vine una vez y me quedé alucinado. Pensé: ‘Aquí los gallegos no saben lo que tienen ‘. Y creo que aún hoy muchos gallegos no lo saben. Esto es un paraíso, una maravilla de la que me quedé prendado», se declara. Alfredo Garrido se entregó tanto a su pasión galega que triunfó dos veces en el Festival do Miño, una con Mi tierra gallega. «Aunque luego la popularizaron Los Tamara, esa canción la hizo el argentino Ricardo Ceratto para mí, pero en el Festival do Miño se llevó el segundo premio», recuerda. Con A Marola, quedó primero en el 72. En Galicia grabó distintos discos en gallego y produjo «a muchísimos artistas de aquí». «Yo descubrí a Fuxan os Ventos, a Xil Ríos e hice el primer contrato para Philips a Luz Casal», asegura. Aún trabaja con A Quenlla, «de los mejores grupos de folk», y sigue grabando en Galicia «cantidad de cosas». Y eso que está de vacaciones, pero bien empleadas.

De mascarillas hasta las narices, o sobre ellas, pero feliz en su agosto a la gallega, el cantor de Mazinger Z le hizo dos canciones a Nino Bravo y descubrió a Los Chichos. «Estuve 18 años grabando con ellos, ¡aguantando a los Chichos!, jajaja».

Si la morriña aprieta, ¡puños fuera!

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Él compuso la banda sonora de tu infancia