Trabajando por el bien común

Los alumnos del IES de Pobra desarrollan un plan para crear rutas turísticas por el ayuntamiento a partir del valor patrimonial, histórico y natural del concello

En busca del orgullo perdido La desaparición de Diana Quer sumió a la villa en el abatimiento. El IES ha decidido romper con eso

A pobra / la voz

El instituto de A Pobra, la elegante villa arousana, estrechamente unida a Valle-Inclán y cuna materna de la primera condesa de Fenosa,ha querido realizar este año un proyecto de centro que sirva para el bien común de toda la villa. Los 450 alumnos del IES participan en una serie de actividades que tienen dos objetivos: saber (y querer) más de su entorno y ser útiles. La idea es preparar tres rutas turísticas por el municipio a partir de tres parámetros: el patrimonio natural, el histórico y el cultural. Esto supone hacer un camino de senderismo hasta la playa emblemática del concello, Cabío; o un recorrido por la historia conservera de A Pobra, de gran relevancia incluso hoy, por ejemplo. A los folletos en papel hay que sumar una aplicación para móviles que también se diseñará en el instituto y que tendrá un resumen de las tres rutas con el objetivo de conocer A Pobra en un solo día.

Para desarrollar el proyecto se aplican dos de las metodologías más de aplaudidas hoy: trabajo colaborativo y aprendizaje-servicio. El primero supone que todo se hace en equipo, no de forma individual; para ello, cada alumno tiene un rol, una responsabilidad, aunque todos dependen de todos; y el aprendizaje-servicio supone que lo que hagan los alumnos afecta al entorno, lo cambia en alguna medida. En el caso del IES de A Pobra, además de los folletos, tienen como objetivo colocar unos paneles en distintos puntos del concello para orientar sobre las rutas.

Margarita Saborido, directora del IES, lleva muy poco tiempo en la dirección del instituto, pero cuenta con la ayuda del claustro en este esfuerzo por que los alumnos aprendan cosas prácticas, quieran hacerlo y consideren su paso por el centro significativo. De los 58 profesores que forman la plantilla, más de la mitad está involucrado en alguno de los programas que desarrollan.

Uno de los que más éxito tiene es el de convivencia. Los docentes llevan tiempo formándose en este capítulo, y de hecho han conseguido un premio de la Xunta por su plan de formación permanente del profesorado (centrado en la convivencia y el aprendizaje basado en proyectos, ABP).

Toda la comunidad educativa

Como resultado de su formación, explica Saborido, se ha creado un comité de convivencia que se reúne todos los viernes. Formado por la directora, el jefe de estudios, el coordinador de Convivencia, el orientador, un representante del ANPA y el educador familiar del concello, el comité analiza todos los problemas que se detectan durante la semana en el colegio. «Notamos unha mellora importante na convivencia», resume Saborido, para pasar a describir el funcionamiento: «Cando se detecta un problema, veñen os alumnos e contan a súa versión, expresan o que lles sucedeu. Despois de escoitar ás partes, entre todos tomamos a decisión, sexa sanción ou outra medida». Este sistema es interesante porque «os rapaces síntese escoitados: aínda que sexa nun parte dun profesor, eles tamén teñen que dicir».

Como complemento de lo anterior, están poniendo en marcha la tutoría entre iguales (TEI). Cada alumno de tercero es tutor de otro de primero. «Antes lles dimos unha formación -puntualiza la directora- para favorecer as súas habilidades sociais».

Otra de las apuestas del centro es el trabajo colaborativo y por proyectos en las aulas como algo habitual. En primero de ESO, por ejemplo, se hace en las asignaturas de Sociais, Bioloxía y Lingua Galega. En el aula los alumnos prefieren este sistema de trabajar en grupo: Rubén, Javier, Alberto y Lois forman equipo y les gusta el modelo, especialmente para Bioloxía; aunque en el grupo de Julen, Iria y Marta se reconoce que «no todos trabajan igual»; Axa y Alba, por su parte, creen que es un sistema muy eficaz, y sobre todo más fácil.

Cinco anos de «21 días co galego», unha iniciativa que «deixa pouso»

Hai cinco anos, Pilar Ponte pasou polo IES de Pobra coma profesora interina. Entón descubriu que os rapaces do instituto non falaban en galego. Noutras partes da bisbarra é o idioma más habitual na fala coloquial, pero en A Pobra non. Ponte decidiu pasar á acción e ideou unha iniciativa que se mantivo no tempo que ela estivo noutros centros e que esperou polo seu regreso: 21 días co galego.

Cumprindo a máxima (parece que non certa) de que para coller un hábito (ou deixalo) hai que aguantar 21 días, Ponte quixo que os seus rapaces colleran o costume de falar en galego. Durante eses 21 días, que se desenrolan en xaneiro-febreiro, os rapaces falan sempre en galego, e incluso os profesores o fan. O proxecto ten dous obxectivos: «Está na programación da ESO -di Pilar Ponte- que os rapaces saian falando coa mesma soltura o galego e o castelán, pero de feito non era así. Con esta idea eu quería que os rapaces falasen e ampliasen o seu vocabulario, pero tamén quería que fixeran unha reflexión sobre a relación das persoas coas linguas».

Todos os días no instituto lles programan actividades: adiviñas, cancións, chistes, historias, contos, videoxogos... «Cada dous días -explica a profesora- os rapaces teñen que facer un vídeo de cinco minutos. Parece que non, pero o ter que falar cinco minutos, sen dicir «humm» e cousas así é moi difícil para eles. De feito, moitos acaban por contarche cousas da súa vida, e aprendes moito do que lles preocupa e lles pasa». Os profesores escoitan seis deses dez vídeos, dos que tres poden marcalos os rapaces, aqueles que máis lles gusten; os outros tres son escollidos a sortes. O certo é que o proxecto «deixa pouso», porque gañan moita soltura.

Hai unha lección colateral e interesante: os profesores castelánfalantes pásanse ao galego. «Para os rapaces é moi importante ver o esforzo dos seus mestres, como dubidan pero seguen adiante. Ao principio ríanse, pero agora hai un enorme respecto, lles dan moitos ánimos e son o mellor exemplo».

Votación
9 votos
Comentarios

Trabajando por el bien común