Los diputados críticos se desmarcan de En Marea y no se plantean la renuncia

La mayoría ya no rendían cuentas ante la formación por la que se presentaron a las elecciones y por la que obtuvieron su acta


santiago / la voz

Los duros reproches realizados por la dirección de En Marea a los diputados críticos, que eligieron un candidato para el Senado distinto al nombrado por el partido, no hicieron mella en los interpelados. Ni eso ni la suspensión de militancia ni la exigencia de que entreguen su acta y abandonen el grupo parlamentario, algo que ni se plantean. Y esto es así porque la mayoría de los diputados que votaron por Sande como senador no reconocen a En Marea como partido al que deban rendir cuentas, pese a haberse presentado a las elecciones del 2016 y conseguir su acta como diputados bajo esas siglas.

Cinco de los ocho parlamentarios amenazados por En Marea son de Podemos, y nunca se sintieron cómodos en En Marea. No es nada nuevo que, por ejemplo, la ex secretaria xeral de Podemos Galicia y también diputada de En Marea Carmen Santos defendiese hace tiempo que una cosa es el grupo parlamentario y otra la dirección de En Marea, ni que siempre ha criticado el modelo de adscripción individual del partido al margen de las formaciones originales de los inscritos. Ella fue la primera en decir públicamente que el proyecto de En Marea había fracasado y que había que reformularlo como una coalición de partidos. «Sempre apostei polo que apostei», recalcó ayer. Por lo tanto, lo que diga hora la dirección de En Marea no le afecta. «Non me dou por aludida».

Luca Chao, que forma parte de la actual dirección de Podemos en Galicia, calificó de «desatino» lo dicho por la viceportavoz de En Marea, Ana Seijas, que llegó a acusar de «golpismo» a los diputados que firmaron el acta en la que proponen a Sande como senador. «Non se pode pretender que con catro deputados expulsen a dez. Xa está ben de tratar de impoñer a ditadura da minoría e esmagar a democracia».

«Sentido común»

En una entrevista en la Televisión de Galicia, Antón Sánchez advirtió que van a seguir haciendo su trabajo como parlamentarios. A su entender, las acusaciones de Ana Seijas fueron «pouco responsables e moi destrutivas», y frente al «ordeno e mando», el viceportavoz del grupo parlamentario apuesta por seguir trabajando «con responsabilidade». «Trataremos de poñer o sentido común que a dirección de En Marea non está poñendo».

Sánchez separó la elección del senador de la crisis de En Marea. Aseguró que la designación del candidato al Senado corresponde al grupo parlamentario y que este, por mayoría, hizo su propuesta, en referencia a José Manuel Sande. Aunque reconoció que la decisión final del conflicto, si hay dos candidatos, corresponde a la Mesa do Parlamento, calificó como una «especulación» la posible ruptura del grupo a causa del nombramiento del senador, y descartó también que la candidatura de Sande fuese impuesta por Podemos, como dice la dirección de En Marea. «Onde hai que solucionar o espazo de ruptura é en Galicia», recalcó.

La Mesa deberá decidir si se presentan dos candidaturas

La Mesa del Parlamento de Galicia se verá en una situación nueva si finalmente se presentan dos candidatos de En Marea para el senador que le corresponde al partido por ser la primera fuerza de la oposición. Los críticos ya apostaron por José Manuel Sande, y si finalmente el sector de Villares presenta la candidatura de Candedo, los letrados de O Hórreo deberán dilucidar si pesa más la mayoría de los diputados o la propuesta presentada por el portavoz y avalada por la marca del grupo. Todo ello deberá resolverse en los próximos días. Mañana finalizará el plazo para presentar las propuestas y el martes se celebrará el pleno donde se elegirá a los senadores. Si En Marea se rompe, el representante en el Senado será para el PSdeG, que se convertirá en primera fuerza de la oposición.  

La ruptura de En Marea: una crisis latente que se precipitó hace un año

S. Luaña

Tras la quiebra del partido, la falta de consenso sobre el candidato al Senado ha dividido también el grupo parlamentario

En Marea está en crisis desde su propia creación, incluso antes de que no ganase las elecciones autonómicas del 2016, como pretendía. Pero la ruptura se aceleró en el último año, y los acontecimientos se precipitaron hasta que se hizo oficial la división de las dos corrientes en dos organizaciones políticas. 

Debate interno

Petición de primarias. El verano pasado se creó la Mesa pola Confluencia, un foro de debate del sector crítico de En Marea promovido por Compostela Aberta y al que no se sumó el sector oficial. La iniciativa finalizó con una petición de adelanto de las primarias para renovar la dirección a tiempo para las elecciones municipales. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los diputados críticos se desmarcan de En Marea y no se plantean la renuncia