«Facendo o Camiño parecía unha pomba voando, sentinme libre»

El moañés Suso Valverde recuerda su experiencia peregrinando de Roncesvalles a Compostela tras quedar parapléjico

Álvaro y Jorge Pino ayudan a Suso Valverde a subir a la Cruz de Ferro en su handbike
Álvaro y Jorge Pino ayudan a Suso Valverde a subir a la Cruz de Ferro en su handbike

Suso Valverde aún no había cumplido los 50 cuando una caída desde el andamio en el que trabajaba le dejó parapléjico. Era el año 2011. «A miña ilusión sempre fora facer o Camiño de Santiago pero non atopara o momento. E cando tiven o accidente pensei: acabouse». Nada más lejos de la realidad. En septiembre del 2017 este moañés arrancaba desde Roncesvalles su peregrinación en una handbike (una suerte de bicicleta en la que se pedalea con las manos). Lo hacía de la mano del colectivo vigués DisCamino, que ayuda a personas con distintos tipos de discapacidad a preparar y recorrer las rutas a Santiago. Junto a él, otras tres personas con problemas de movilidad y seis voluntarios, entre ellos el ciclista ponteareano Álvaro Pino y su hermano Jorge.

Trece días, con etapas diarias de alrededor de 70 kilómetros, tardaron en llegar a Compostela. «O Camiño en si é duro pero tamén moi reconfortante. As vivencias do día a día, o compañeirismo, o recibimento nos albergues, o contacto coa natureza... todo iso quédache para o recordo», cuenta emocionado.

Su voz se quiebra al recordar lo que sintió al subir a la Cruz de Ferro, el punto más elevado del Camino Francés, a 1.500 metros de altura. «Foi moito esforzo, tiveron que axudarme Jorge e Álvaro Pino, pero ao chegar alí arriba baleiraste, soltas todos os sentimentos, e acórdaste de moita xente que che axudou na recuperación, cando estabas mal... Foi un sufrimento pero ao mesmo tempo unha alegría», describe.

En su hazaña le acompañó Javier Pitillas, responsable de DisCamino y piloto de uno de los tándem con los que desde el 2009 han ayudado a hacer el Camino a 280 personas. «Para cualquiera es un mundo lograrlo, pero lo que sienten las personas con discapacidad es un mundo al cuadrado porque hacen lo que no pensaban que podrían hacer», explica. Y Suso lo confirma: «Unha vez que ti estás nunha cadeira de rodas pensas que xa só poderás andar por rúas ou centros comerciais, non imaxinas que vas estar no alto dunha montaña. É unha vivencia única, incrible, sentir a velocidade da bicicleta, pareces unha pomba que está voando, sénteste libre».

Para quienes no pueden pedalear, DisCamino recurre a las bicisillas. Ante la ilusión de pilotos y copilotos casi nada se interpone. Tener sordoceguera, parálisis cerebral o ataxia se convierte en un reto, nunca en un impedimento para ser en un peregrino más. «Los conecta y los aleja de la exclusión social. Si pedalean hay una realización física pero si no lo hacen hay una realización multisensorial. Y es que a nivel sensorial el Camino es un mundo: olores, texturas, sonidos...», explica Pitillas.

Hace diez años, fue el empeño de Gerardo, un vigués sordo-ciego, el que hizo nacer DisCamino: «Hacer el Camino era su ilusión. Nos donaron un triciclo tándem y lo hicimos. Cuando llegamos al Obradoiro, Gerardo me dijo: ‘‘Javier, busca a más personas con problemas como yo para hacer el Camino muchos años’’», rememora el responsable del colectivo. Desde aquella primera ruta ya han realizado sesenta y han visto mejorar la accesibilidad de los equipamientos que jalonan los itinerarios jacobeos. «Cuando hicimos aquel primer viaje solo había alguna cosa adaptada. Ahora no está perfecto pero ha mejorado mucho y sigue mejorando», dice. Ni él ni Suso piden que se reste dureza al propio camino, pero sí que se les tenga en cuenta en todo lo que lo rodea. «Que todos podamos facer o Camiño nas mesmas condicións, que nos albergues todos os camiñantes sexamos iguais, que esteamos integrados e podamos ser autónomos», desea Suso.

Diez caminos y 1.600 kilómetros llevan a Compostela

M. P. V.

El del 2021 será el Año Santo con más kilómetros de rutas jacobeas oficiales discurriendo por suelo gallego

El del 2021 será el Año Santo con más kilómetros de itinerarios jacobeos oficiales. Más de 1.600 kilómetros de rutas recorren suelo gallego al haberse aprobado desde el 2010, último Año Xacobeo, el Camiño de Inverno, el Portugués da Costa y la Ruta do Mar. 3.752 hitos y 1.300 conchas de cerámica y bronce señalizan los diez caminos oficiales que cruzan la comunidad para llegar a Compostela. Tras invertir la Xunta 12 millones de euros en señalización en los últimos cuatro años, los planes de mantenimiento individuales para cada camino dotados con 15 millones de euros garantizarán la buena salud de esta decena de rutas llenas de atractivos distintos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

«Facendo o Camiño parecía unha pomba voando, sentinme libre»