El Celta presentó la denuncia de disolución del convenio de Balaídos

El club dio el paso el 28 de julio por incumplimiento de las fechas, ya que la obra debería haber terminado en el 2017


vigo

Las malas relaciones con el Concello volvieron a quedar patentes en la exposición de Mouriño ayer sobre las obras de Balaídos y la ciudad deportiva de Mos, grandes puntos de fricción entre el club vigués y el gobierno municipal. El presidente desveló que el día 28 de julio presentaron «una denuncia de disolución de convenio basada en el incumplimiento de las fechas», ya que las obras del estadio tenían que haberse terminado en el año 2017. «No nos sometemos a caprichos de nadie», añadió.

Mouriño aseguró que tardaron cinco años y cinco meses en tener acceso al plan director del proyecto y que no lo lograron hasta que hubo una resolución del valedor do pobo de por medio. «Se nos negó dos veces. Nos afectaba directamente y para conseguirlo tuvimos que ir al departamento de transparencia», relató. Una vez lo tuvieron en su poder, constataron «muchas contradicciones».

Una de las principales es el coste de la grada de Marcador. «En el plan director era de 9.597.690 millones y a día de hoy nos enteramos por la prensa que la licitación de esa misma grada sale por 16,6, siete millones más», denunció antes de preguntarse en qué ha cambiado o mejorado para ese incremento, que entiende que hace que sea «tremendamente caro».

Explicó, asimismo, que se contemplaba una cubierta que llegara hasta el terreno de juego y que faltan quince metros para que sea así. «Es una chapuza, no puedo decir menos. En el plan director figuraba que el estadio iba unido y se podía circular por él, no es así. No es digno de esta ciudad, de los aficionados del Celta», reclamó. De esta manera, además, se pierden 600 localidades. «Si las vendo sentiría que estoy timando», reflexionó.

El gasto hasta ahora en Balaídos es de unos 50 millones, cifra que considera «una barbaridad» dado el resultado. «No podemos admitir que se diga que tenemos uno de los mejores estadios de Europa por mucho que queramos cooperación, que estamos dispuestos a que la haya. No podemos callar aunque nos enfrentemos con parte de la gente y de la ciudad», sostiene.

Habló Mouriño de «cortina de humo» contra ellos al decir que apoyaban campañas políticas. Profundizó el presidente que en los últimos años Caballero «utilizó la reforma del estadio en todas las campañas electorales». «Tratan de echarnos a la gente encima con ese tema. Nosotros estamos con el Celta, solo con el Celta. Es nuestra única lucha», proclamó. En ese sentido, rememoró que «cuando hubo que criticar a Elena Muñoz para defender los intereses» del club, él fue «el primero».

En cuanto a la ciudad deportiva, celebró que pese a los retrasos por la pandemia y los hallazgos arqueológicos, prevén que el primer equipo y el Celta B puedan estar entrenando allí en septiembre. Rebatió las críticas al respecto: «¿Nosotros en Mos perjudicamos al pequeño comercio de Vigo y cuatro centros comerciales en Vigo no lo hacen? Siempre pelearemos por no ser sometidos por nadie».

Aclaró que no necesitan permiso de Fomento para lo que se ha acometido hasta el momento. «A veces se dicen cosas interesadas que no son reales; si fuera ilegal, estaría detenido, no podríamos hacer lo que estamos haciendo», zanjó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

El Celta presentó la denuncia de disolución del convenio de Balaídos