ÚLTIMAS HORAS - BLACK DAYS -
Suscríbete 1 año con el 50% de descuento
Quiero la oferta

Un punto que plantea dudas

julio álvarez-buylla VIGO

GRADA DE RÍO

Eduardo Sanz Nieto - LOF

A este Celta, todavía a caballo entre la preparación y la competición, le falta algo de chispa

25 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Es pronto, pero este no es el Celta del milagroso efecto Coudet que sorprendió a todos y que tan buen regusto dejó en el final de temporada pasada. A este Celta, todavía a caballo entre la preparación y la competición, le falta algo de chispa y, por lo mostrado, además algo de convicción. De aquel equipo vertical y atrevido que iba a buscar al rival a su propio campo, por ahora apenas hemos visto algún esbozo en la segunda parte contra el Atlético y algún otro en los primeros 15 minutos de la segunda parte en el Sadar. Igual es que el final de temporada pasada generó tanta ilusión que nos hemos vuelto tan exigentes que queremos ese Celta competitivo desde el principio sin caer en la cuenta de que todo lleva su tiempo.

Por un motivo u otro, los vigueses fueron inferiores a los locales tanto en los aspectos defensivos como ofensivos y solo el acierto de Dituro, unido al desacierto de los navarros, hizo buena la máxima futbolística de que «si no puedes ganar, empata».

El Celta no defendió bien. Presionó con timidez y sin convicción, perdió el centro del campo y luego convirtió su lado derecho en la vía de entrada por la que Manu Sánchez y Rubén García amargaron la noche a un Kevin huérfano de ayudas. Incluso se sufrió por dentro en el cuerpo a cuerpo donde Kike, que fue capaz de zafarse para generar las primeras cuatro ocasiones.