Fútbol para menudos

La segunda línea del Dépor, improductiva la pasada campaña, puso los detalles de calidad en el Teresa Herrera

.

Es muy posible que uno o dos delanteros nuevos no alcancen. Hará falta añadir un luminoso a la lista de la compra. Algo con lo que distinguir a Andone para que la segunda línea de ataque lo perciba mientras tira desmarques de ruptura. Ayer echó el encuentro persiguiendo pelotas fantasma a la espalda de la zaga del West Brom. Unos balones que casi nunca llegaron a partir de los pies de sus compañeros, enredados en otros asuntos como la finta, el taconazo o el quiebro. Practicantes de ese fútbol para bajitos que va a tener que volver a poner de moda Pepe Mel, en vista del repertorio de alturas que maneja en la plantilla.

Legión de deportistas breves en cuanto a tamaño pero intensos en su relación con el cuero. Les cuesta soltarlo. A veces, para bien. Después de que el Dépor padeciera en Oporto y Oviedo una preocupante incapacidad para aproximarse a la meta adversaria, el cuento cambió un poco en casa. Si logró asediar, al menos a ráfagas, la del West Brom fue principalmente a través de chispazos de algunos de sus menudos. El más inspirado fue Bakkali. La labor del belga quedó reconocida tras el encuentro con su designación como mejor jugador, y durante el choque mediante varias de las escasas tandas de aplausos que partieron de la grada. También su entrenador lo distinguió en sala de prensa. «Nos ofrece eso que buscábamos en el mercado. Queríamos gente que rompiera líneas, que marcara el ritmo, que tuviera uno contra uno, que fuera capaz de sacar faltas… Que cuando tenga el balón consiga hacer cosas diferentes», reflexionó Mel. El míster no detuvo ahí sus elogios al extremo: «Tiene ganas. Lo podemos usar en tres posiciones. Prefiere jugar como hoy, pero bien por derecha o por dentro. Ante la sola presencia de Andone, nos ayuda en esa faceta».

A esa mencionada movilidad del jugador cedido por el Valencia le acompaña la de la mayoría de integrantes de la segunda línea, capaces de desenvolverse en cualquiera de las tres plazas. Ayer permutaron varias veces posiciones, entorpeciendo la labor defensiva de un adversario ya mermado por la inferioridad numérica. Pese al acantonamiento de los de Pulis, el Dépor fue capaz de encontrar rendijas a través de Çolak, dotado para eludir rivales en grupo con un par de gestos y también para servir centros como el que le puso a Andone en el primer tiempo. Las diagonales de Fede Cartabia y el acierto de Valle y Bruno Gama (el luso se ha destapado como goleador en precampaña) completaron el currículo de los escoltas del punta; llamados a producir todo lo que no rindieron durante la rácana temporada pasada.

Votación
12 votos
Comentarios

Fútbol para menudos