Iago Aspas: «El cariño del celtismo es tan grande que nunca sabría cómo recompensarlo»

La Voz VIGO

GRADA DE RÍO

OMAR ARNAU -LOF

El moañés repasa su carrera en «Universo Valdano», reconociendo que en otro equipo hubiera tenido que demostrar menos para llegar a la selección

26 nov 2019 . Actualizado a las 21:28 h.

Iago Aspas concedió una entrevista a Jorge Valdano en el espacio de #Vamos Universo Valdano en el que hizo un amplio repaso por cómo ha transcurrido su carrera hasta la fecha desde sus inicios. «Desde bien pequeño me gusta muchísimo el fútbol, me dicen que vivo por y para él y una vez que me retire me gustaría seguir ligado», subrayó el moañés, que recordó que le viene de familia, con hermanos, primos y generaciones que vienen por detrás que también practican este deporte.

Admite Aspas que desde niño aspirar a jugar en el Celta «era lo máximo», repasando la anécdota de que mintió sobre su edad para poder hacer una prueba y entrar en el club. «Estaba acostumbrado a los campos de tierra, era sintético y en un partidillo y toque de balón empecé a resbalar con la hierba mojada. Pero les debió de gustar, porque al poco de llegar a casa nos llamaron», rememora sus inicios en el club vigués.

El Aspas niño: «Destacaba por la rapidez y los goles»

Preguntado por si sería reconocible el futbolista que es hoy en aquel niño de ocho años, no duda en responder afirmativamente. «Sobre todo porque era rápido. Jugaba de delantero o en banda izquierda y destacaba por esa rapidez y por meter bastantes goles. Ser liviano ayudaba contra las defensas», analiza. ¿Pero perjudicaba o ayudaba más?, le preguntaba Valdano. «Cuando llegas a profesional o eres de primer año y juegas contra los de segundo claro que perjudica. Lo noté de juvenil de segundo a tercero. Me empecé a dar cuenta de que el cuerpo liviano podría servir para otras cosas, para entender mejor el juego», revela.