El CSIC potencia la biodiversidad como escudo para proteger la agricultura

La plataforma Agrofor coordina los grupos de investigación para mejorar las cosechas


redacción / la voz

¿Quién no ha disfrutado alguna vez de conducir observando la masa uniforme que forman los campos cubiertos de maíz? Ese paisaje responde a un modelo de cultivo que prima variedades —normalmente híbridas— muy productivas, pero que son, al mismo tiempo, altamente vulnerables ante fenómenos derivados del cambio climático como el aumento de las temperaturas, la falta de agua o la aparición de nuevas enfermedades y plagas. El mejor escudo de las actividades agrícolas y forestales para hacer frente a cualquiera de esos fenómenos es la biodiversidad.

Ponerla en valor y organizarse para estar preparados ante cualquier inconveniente futuro es el objetivo de la plataforma Agrofor, una de las 34 que promueve el Centro de Investigaciones Científicas (CSIC) para coordinar a sus grupos de investigación de toda España.

Capitaneada por Rosa Ana Malvar Pintos, del grupo de Genética y Mejora de Maíz de la Misión Biológica de Galicia tiene como reto manejar de modo eficiente la diversidad genética existente en los bancos de germoplasma con el objetivo de recuperar la biodiversidad de los ecosistemas agrícolas y forestales. Porque solo de ese modo podrá aumentar la sostenibilidad, resiliencia y rentabilidad de los cultivos. «Los sistemas agrarios y forestales se enfrentan a problemas, que podrían incrementarse con el cambio climático, poniendo en riesgo su rentabilidad. Para afrontar esos obstáculos son necesarias variedades que puedan adaptarse a escenarios cambiantes. Nosotros las tenemos porque contamos con una riqueza genética única, tanto en cultivos como en especies forestales. La idea es ahondar en el conocimiento de esa diversidad para desarrollar nuevas variedades de cultivos que sean rentables y además, toleren múltiples estreses como puede ser la sequía o el acercamiento de plagas tropicales», explica Rosa Malvar.

No solo eso. La investigadora también explica que la plataforma es una fórmula para coordinar mejor a todos los grupos de investigación de España (por ejemplo, en Galicia, están los de Ecología Evolutiva, Forestal, Brásicas, Leguminosas, Maiz o el que estudia el suelo en Santiago) «para estar un poco prevenidos ante cualquier cambio que pudiera venir».

Todo ello se pone, además, al servicio de las empresas. Rosa Malvar lanza un mensaje claro: «Cualquier compañía que esté interesada en cultivar una variedad diferente o que quiera diversificar pueden recurrir a esa biodiversidad». No es más que una de las mejores fórmulas de blindar nuestra comida.

Científicos en la lucha contra el despoblamiento

Somos Agro

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas, quince empresas y tres fundaciones ponen en marcha una plataforma temática que busca fomentar la puesta en marcha de empresas basadas en el I+D+i que ayuden a fijar población en áreas castigadas por el abandono

ALCINDER. Estas son las siglas de la nueva plataforma temática puesta en marcha por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) con el fin de luchar contra la despoblación. Se trata de un instrumento que busca facilitar la transferencia del conocimiento científico a la sociedad para desarrollar iniciativas de emprendimiento basadas en el I+D+i con el fin de contribuir a fijar población en áreas geográficas castigadas por el abandono rural. En una primera fase, se pondrá en marcha en Galicia, Castilla y León y Asturias, pero el objetivo es extender este proyecto al resto del territorio de la conocida como España Vaciada.

Seguir leyendo

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
7 votos
Comentarios

El CSIC potencia la biodiversidad como escudo para proteger la agricultura