Vitoria

Como alcalde, José Ángel Cuerda (Vitoria, 1934) fue pionero en el desarrollo sostenible y la cohesión social. Cosechó premios internacionales, como el Europa Nostra 1982 por la recuperación del casco medieval de Gasteiz, y su vocación como profesor de Trabajo Social estuvo por encima de las ideas partidistas (es del PNV). En el despacho de su casa -«siempre viví aquí, en el mismo piso»- tiene sobre la mesa el botafumeiro que le regaló el Centro Gallego.

-Elija una ciudad gallega.

-Me sentí a gusto en Santiago e hice piña con Xerardo Estévez.

-¿Qué destacaría de Vitoria?

-Los centros cívicos municipales. Tenemos 14, en todos los barrios. Fuimos pioneros. En mi primer mandato un político me dijo: «Eso es tan importante que no vamos a permitir que lo hagas». Estuve 20 años, una barbaridad, y los hicimos. Tenemos también 18 centros socioculturales para mayores y se va a hacer otro más. Esto también me dio algún disgusto.

-¿Por qué?

-Preferí invertir en dos o tres centros cívicos a hacer un gran pabellón para el Club Deportivo Vasconia, que se hizo después. Aquí no tenemos como en Bilbao un gran espacio como el Azkuna Zentroa, pero tenemos más de una docena de centros cívicos. 

-Su gestión en la rehabilitación del casco medieval también fue elogiada.

-Al casco medieval llevamos instalaciones como las eléctricas, de gas o Internet. Antes estaban todas en superficie, ahora son subterráneas. Allí se hizo un proceso de rehabilitación de más de 400 viviendas, muchas de ellas antiquisímas. 

-¿Y el medio ambiente?

-Mi preocupación fue la gente, además de alcalde fui muchos años profesor en la Escuela de Trabajo Social. El Urbanismo es donde viva la gente y hay que cuidarlo. Los tres pilares de una ciudad sostenible son el social, el económico y el cultural. En este último entra la naturaleza, el medio ambiente lo envuelve todo.

-¿Predicó con el ejemplo?

-Nunca tuve coche. En Vitoria siempre me moví andando o en tranvía, tengo una parada delante de casa [aquí Cuerda reconoce que al principio tenía sus dudas respecto a esta infraestructura, que se impulsó durante al mandato del popular Alfonso Alonso como alcalde]. Los mayores pueden ir a donde les da la gana. 

Vitoria.«Tenemos 14 centros cívicos en todos los barrios, fuimos pioneros, y también 18 centros socioculturales para mayores», destaca José Ángel Cuerda (Vitoria, 1934), alcalde entre 1979 y 1999
«Tenemos 14 centros cívicos en todos los barrios, fuimos pioneros, y también 18 centros socioculturales para mayores», destaca José Ángel Cuerda (Vitoria, 1934), alcalde entre 1979 y 1999

-¿Cómo surgió el anillo verde?

-Al principio, nadie sabía si era una idea genial o algo que no iba a funcionar. Lo pusimos en marcha y fue idea del jefe de zona rural, el funcionario e ingeniero Evelio Lobera. El Centro de Estudios Ambientales, un ente público, lo desarrolló. Siempre defendí que los funcionarios deberían ser los mejores especialistas en su rama. Yo tuve mucha suerte. La ciudad está rodeada de parques, el último que se puso en marcha fue el de Salburua, hace 25 años. En aquella ladera había antes un aeropuerto, del que partió uno de los aviones que bombardeó Guernica. Se transformó aquella explanada inmensa en una zona ajardinada con humedales, aprovechando que pasaba un río por allí. Es una señal de identidad. Todos los vitorianos nos sentimos orgullosos del anillo verde.

-No parece usted un político de derechas, del PNV.

-Nunca recibí instrucciones del PNV ni dejé de estar vinculado a movimientos de izquierdas vascos, españoles, mundiales... [sonríe]. Fui profesor en El Salvador y también estuve comprometido con Chiapas, en México. Vitoria fue una ciudad pionera en la cooperación al desarrollo, la primera que apostó el 0,7 % al presupuesto municipal. 

-¿Se hizo todo bien aquí?

-A las afueras se hicieron barbaridades urbanísticas en polígonos de viviendas. Estoy suscrito a la publicación francesa Urbanisme. Hay un término que se maneja en arquitectura, el urbicidio, la violencia contra la ciudad. Las ciudades, como dice el arquitecto Richard Rogers, tienen que ser compactas, crecer hacia dentro. Fue mi objetivo, una ciudad ordenada, que no estuviera dispersa. El anillo verde no es un obstáculo, hay sitio suficiente para poder crecer sin agobios.

vitoria cuerda.José Ángel Cuerda, en la parada del tranvía de Vitoria. «Tuve mis disgustos porque preferí invertir en dos o tres centros cívicos a hacer un gran pabellón para el Club Deportivo Vasconia, que se hizo después. Aquí no tenemos un gran espacio como el Azkuna Zentroa de Bilbao, pero tenemos más de una docena de centros cívicos», dice el exalcalde
José Ángel Cuerda, en la parada del tranvía de Vitoria. «Tuve mis disgustos porque preferí invertir en dos o tres centros cívicos a hacer un gran pabellón para el Club Deportivo Vasconia, que se hizo después. Aquí no tenemos un gran espacio como el Azkuna Zentroa de Bilbao, pero tenemos más de una docena de centros cívicos», dice el exalcalde

-¿Puede Vitoria exportar su modelo?

-Si tuviera que ir a vivirme a Galicia, iría encantando, y procuraría hacer lo mismo que hice en Vitoria. Ser vasco es una especia de accidente. No elegí nacer en Vitoria.

-¿Aquí también hay muchos gallegos, como en la margen izquierda de Euskadi?

-Hombre, si hay gallegos. Anteayer me encontré con un señor muy majo. [Hace un inciso] La gente mayor me para por la calle para saludarme. El de hace dos días era gallego. 

Las ciudades, como dice el arquitecto Richard Rogers, tienen que ser compactas, crecer hacia dentro

Esto lo encontrarás en Vitoria, pero no en una ciudad gallega

Mila Méndez
;
Y los vascos hicieron realidad la Ámsterdam española en Vitoria La «Green Capital» presume de anillo verde y movilidad mientras trata de corregir los excesos del bum urbanístico

Sus habitantes presumen de limpieza, movilidad y espacios verdes, uno a 250 metros de cada portal

A las cuatro de la tarde la plaza de la Virgen Blanca es un hervidero. Gente paseando, abuelos que se protegen la cabeza con la tradicional boina vasca charlando, jóvenes que salen de trabajar en bici y muchas sillas de ruedas. Este es, tal vez, uno de los aspectos que más llama la atención de Vitoria. «Gente mayor en silla de ruedas hay en todas las ciudades. En esta salen de casa porque pueden», aclara Luis Andrés Orive, el director del Centro de Estudios Ambientales (CEA), clave en el desarrollo medioambiental y en el plan de movilidad. Su madre, desvela, es un ejemplo. Los problemas de movilidad no le impiden disfrutar de la tarde. 

Seguir leyendo

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
3 votos
Comentarios

José Ángel Cuerda, un alcalde pionero: «Nunca tuve coche, en Vitoria los mayores van a donde les da la gana»