¿Le sacas partido a la piel de la fruta?

Su textura, dureza y sabor amargo no nos inicita a hincarle el diente. Sin embargo, en la piel se acumula la mayoría de los nutrientes de la fruta. Hacer infusiones o batidos con ella es una muy buena (y rica) idea para sacarle el máximo partido


A la costumbre, que nos lleva directamente a desechar las pieles o cáscaras de las frutas, se le suma que su textura, sabor amargo y dureza no son lo más agradable si optamos por hincarles el diente. Pero debemos saber que, al mandar a la basura sin más esta parte de muchas frutas estamos perdiendo una cantidad muy elevada de poderosos nutrientes. Precisamente, la piel de las frutas es una gran fuente de fibra. «Un aliado contra el estreñimiento que, además, ayuda a reducir el riesgo de padecer diabetes por su capacidad de controlar el azúcar en sangre», explica la nutricionista Viki Lorenzo. Asimismo, los ponifelones (compuestos con un gran poder antioxidante) se encuentran, además de en la pulpa, en la cara más exterior de la fruta. Por no hablar de la vitamina C, que como comenta esta experta, «se ha comprobado hay una mayor concentración en las frutas con piel. Por eso, es importante en la medida que se pueda comer estos alimentos con piel. Pero, en caso de quitársela, se le puede dar una segunda oportunidad». 

Así es. La piel de la fruta es perfecta para utilizar en batidos e infusiones: piel de limón con jengibre y menta; piel de naranja, canela y hierbabuena, o piel de manzana, canela y manzanilla, son tres opciones perfectas para aderezar las mañanas y tardes de otoño. Están riquísimas, pero si hacemos caso al truco que propone Viky Lorenzo los sabores se multiplicarán. «Si secamos las pieles de la fruta y el jengibre al horno, a baja temperatura, y luego los mezclamos con el resto de ingredientes vamos a lograr que los sabores de la piel se concentren mucho más».

Otra opción, perfecta para aquellos que les cuesta o se olvidan de beber es hacer un agua de piña. «Es ideal para tener en la nevera e hidratarte a lo largo del día, y hacerla es muy sencillo». Según apunta la nutricionista solo hace falta: 

  • Un litro de agua
  • La cáscara de media piña (bien lavada y en trozos)
  • Una rama de canela

«Se colocan todos los ingredientes en un cazo, se lleva a hervor y se cocina durante 20 minutos. A continuación se deja enfriar y se guarda en la nevera». Palabra de experta que no podrán vivir sin esta mezcla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

¿Le sacas partido a la piel de la fruta?