El 2019 a través de Grada de Río

M. V. F. VIGO

GRADA DE RÍO

Repaso a lo que dio de sí para el Celta en todos los ámbitos el año que termina

31 dic 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

El 2019 puede resumirse como un año de sufrimiento para el celtismo. Cuando parecía que lo peor había pasado de la mano del gigante Iago Aspas con la salvación de la pasada campaña, el equipo ha vuelto a verse en una situación más que comprometida este curso pese a la ilusión que había generado la Operación Retorno, con el regreso de algunos nombres propios que pocos podían imaginar que vestirían de nuevo de celeste.

Pero más allá de eso, queda el buen sabor de boca de la cantera, con gran presencia de canteranos en el primer equipo céltico -siete en un once 40 años después- y en las categorías inferiores de la selección española, además del mejor juvenil de División de Honor de la historia del club en liga o las alegrías del Celta Integra. También será el año de la deuda cero y el de la colocación de la primera piedra de la nueva ciudad deportiva.

Óscar Vázquez

PRIMER EQUIPO

Aspas, salvador de un año nefasto

Los números del 2019 celeste, con 34 puntos y nueve victorias en 39 partidos, hablan a las claras de un año muy duro, el segundo consecutivo con tres entrenadores (Cardoso, Escribá y Óscar) y doce meses de lucha sin tregua por mantener la categoría. Una pelea que marcará también el inicio del 2020. «Corregiremos errores, pero puede volver a ocurrir», decía Mourió al final de la temporada pasada en una afirmación que casi ha resultado ser premonitoria.